Blog Los viajes de Dora Restaurante Rías Baixas en Alcorcón ~ LOS VIAJES DE DORA .
Ir al contenido principal

Restaurante Rías Baixas en Alcorcón

Octubre y Noviembre son nuestros meses de celebraciones familiares por excelencia. En la familia de Viajes de Dora cumplimos años tres miembros así que desde hace ya unos años y teniendo en cuenta que por desgracia la familia va decreciendo, nos hemos propuesto celebrar la ocasión todos reunidos: hermanos, cuñadas, el abuelo, los chicos y chicas y sus parejas, en total 14. 

En esta ocasión y en vista de la mala experiencia del Bálamo (podéis leer los comentarios aquí), elegimos un restaurante que aún no habíamos visitado: Rías Baixas en la calle Escuelas, 4 de Alcorcón. Varias son las razones por las cuales nos decantamos por este lugar: menú amplio (20 primeros y 20 segundos) a un precio razonable (en principio 25€), restaurante pequeño con pocas mesas con lo que nos asegurábamos cierta tranquilidad y cuando fuimos a reservar en persona, la amabilidad del encargado y la flexibilidad para con los comensales ya que nos indicó que no habría problema en elegir dos primeros o en pedir algo fuera del menú. 

Llegamos con algo de adelanto, unos 20 minutos y justamente ese es el tiempo que tuvimos que esperar a que nos atendieran para pedir. 

Entrada al Restaurante Rias Baixas

Como ya os he comentado, el menú es bastante amplio así que ningún comensal tuvo problemas en elegir. Podéis acceder al menú en este enlace. De primero comimos la tortilla (tipo Betanzos y como podéis ver en la foto bastante grande), ensalada de burrata, huevos fritos con cachelos (que en realidad eran huevos fritos con patatas), fabas guisadas (no mal cocinadas pero algo escasas) al igual que la sopa de marisco, correcta la filloa rellena de bacalao. El pulpo lleva un suplemento de 4 euros y también era escaso pero entendible si tenemos en cuenta lo caro que resulta el pulpo últimamente. 


Ensalada con rulo de cabra






También tardaron bastante en servirnos este primer plato porque querían traer los primeros todos juntos, lo que dio lugar a que algunos primeros estuvieran algo fríos o recalentados. 

Y seguíamos esperando al segundo (de hecho estuvimos 3 horas en el restaurante) y eso que solo estaba nuestra mesa de 14 comensales y otras dos mesas más de menos personas. 

De segundo elegimos el arroz caldoso que estaba correcto, el entrecot, el solomillo (algo escaso también), la lubina y lo que fue un verdadero desastre la merluza seca y recalentada, incluso tuvimos que pedir que nos trajeran otra porque estaba incomestible lo que lógicamente supuso más tiempo de espera. 

De postres pedimos simplemente café o natillas ya que la elección es bastante escasa si lo comparamos con los primeros y segundos. 






La verdad es que después de la larga espera y del desastre con la merluza, teníamos muchas ganas de terminar la velada en el restaurante y la sorpresa mayor vino a la hora de pagar la cuenta, sin darnos ningún tipo de explicación nos cobraron 26 euros por comensal en vez de los 25, argumentando que ese precio es en terraza cuando en su página web dejan claro que en terraza es donde se incrementa el precio en un euro (curiosamente esa misma tarde cambiaron el precio a 26 euros). Fue una situación muy desagradable que evidentemente trajo consigo una reseña bastante negativa en Google. De hecho nos llamaron para pedirnos disculpas e incluso para devolvernos el dinero que nos habían cobrado de más pero no quisimos ni pasarnos por el restaurante, argumentaron que habían tenido un problema con una baja de última hora de uno de los cocineros pero lo que no se pueden permitir es que ese problema repercuta tan negativamente en los clientes. De nuevo volvimos a constatar que la restauración ha perdido mucho a raíz de la pandemia y que los restaurantes siguen con la idea de subir los precios y bajar la calidad. Lo más destacable de la velada fue poder de nuevo estar los 14 juntos celebrando los cumpleaños. 

Puntuación: 5,5. 

Comentarios