Bolonia, la ciudad de los pórticos - Día 1

agosto 19, 2021

Siendo viajeros empedernidos, la lista de lugares para visitar es interminable, y entre esas ciudades que teníamos en mente desde hace mucho se encontraba Bolonia, así que con nuestro pasaporte Covid en las manos y después de encontrar un vuelo económico y un alojamiento a nuestro gusto, empezamos una nueva aventura viajera esta vez sin equipaje (nos referimos a los chicos, claro, jajajaja)

Habíamos visto fotos de Bolonia, de sus pórticos, de sus palacios, de sus plazas, de sus vistas desde lo más alto de la torre Asinelli, pero nada comparable a verlo con tus propios ojos. Sin duda, Bolonia nos enamoró y aunque reconozco que la primera tarde estuvimos un poco desubicados, la ciudad cumplió todas nuestras expectativas e incluso las superó. 

Teníamos el vuelo no muy temprano a las 9:35 pero sobre las 7:00 de la mañana ya estábamos en el aeropuerto. Sin ningún problema en el control y antes de las 9:00 ya embarcamos no sin antes enseñar nuestro pasaporte que nos iba a ser de gran utilidad durante todo el viaje. 




El aterrizaje perfecto. Al ser un vuelo con no muchos viajeros, utilizamos la compañía Iberia Air Nostrum. Los aviones son más pequeños y las maletas no van contigo si no que las meten en la bodega justo al entrar en el avión. Aún así, ningún problema de ningún tipo. Para llegar a la estación de trenes de Bolonia Central, habíamos reservado el Marconi Express, un tren rápido que en tan solo 7 minutos te lleva del aeropuerto a la estación, haciendo una única parada. El billete es algo caro pero merece la pena, 16 euros ida y vuelta por persona. 






Para nuestra estancia en Bolonia, habíamos elegido el hotel NH Bologna de la Gare fundamentalmente por su ubicación, muy cerca de la estación de trenes. 

Con el vuelo y la llegada a la ciudad, prácticamente se nos había hecho la hora de comer, así que con ayuda de Google Maps y con un pequeño plano que nos habían dado en el hotel, empezamos a buscar un lugar donde hacer lo propio. Nuestro primer destino iba a ser la finestrella, que está situada en la Vía Piella número 18. Desde esa pequeña ventana podemos ver el Canalle delle Molline, un tramo de uno de los canales subterráneos que se pueden ver en Bolonia. Estos canales se utilizaban para las mercancías y para los molinos pero con el tiempo fueron soterrados. De ahí la importancia de esta pequeña ventana que nos permite ver uno de esos canales. 




Se nos iba haciendo tarde para comer, así que no lo pensamos mucho y tras mirar la puntuación del restaurante cercano a la ventana y con el mismo nombre, nos sentamos en la terraza a empezar nuestro tour gastronómico por Bolonia. Pedimos de primero unos entrantes de embutidos y quesos y de segundo una lasaña. Los entrantes nos gustaron bastante pero en mi caso, la lasaña no me gustó. De todos los restaurantes en los que comimos, el más caro y el que menos nos gustó. Además bastante lentos en el servicio. 






Ya con el estómago lleno, empezamos a descubrir la ciudad y lo primero que más nos llamó la atención fue el gran número de pórticos de todos los palacios que afortunadamente te permitían refugiarte del sol. 


Nuestro siguiente punto en el mapa, la catedral de San Pedro situada en la Via Indipendenza 7, una de las arterias comerciales de la ciudad. Nos resultó extraño que la catedral no estuviera situada en una plaza de ahí la dificultad para fotografiar su fachada barraca. Aunque el templo inicialmente empezó su construcción el siglo XIV, ha sufrido muchas alteraciones y transformaciones a lo largo de los años. A pesar de tener entrada para visitar la cripta, las excavaciones arqueológicas y el campanile el sábado, entramos para hacer unas fotos. 




Antes de continuar con nuestro paseo por Bolonia, justo frente a la catedra, no pudimos reprimir nuestros impulsos de probar nuestro primer helado del viaje en la cremería Venchi. Un poco caros (si mal no recuerdo más de 3 euros, pero riquísimo). 


No, no, no penséis que nos comimos ese helado. Fue este otro, de strachiatella y crema, creo recordar. 


Y así llegamos a la Piazza Neptuno que tan majestuosamente custodia la fuente de Neptuno de la que luego os contaré una historia muy curiosa. A la derecha de la misma se encuentra la Biblioteca Sala Borsa, una hermosa plaza cubierta de estilo modernista, hoy sede de la Biblioteca y Mediateca. A la izquierda de Neptuno, el Palazzo Re Enzo.





Para entrar en la Biblioteca, nos pidieron por primera vez pero no por última el famoso Green Pass que traducido al castellano es el Pasaporte Covid europeo. En todos los edificios estatales es obligatorio enseñarlo para acceder a su interior así como en los restaurantes si preferís comer dentro. Leen el código QR con una tablet o un móvil y les da el visto bueno y además tuvimos también que enseñar el DNI para certificar que éramos las personas cuyo nombre aparecía en el pasaporte. 

Y de ahí a la Piazza Maggiore rodeada al sur por la Basílica de San Petronio, y el Palazzo del Notai, al oeste el Palazzo d'Accursio, al este el pórtico del Palazzo dei Banchi y hacia el norte el Palazzo del Podestá y el Palazzo da Enzo. 






Accedimos al Palazzo d'Accursio, el ayuntamiento de la ciudad. En el mismo después de subir por una escalera ciertamente pronunciada, se puede visitar la Torre del Reloj (comprando la entrada previamente en la Oficina de Turismo), una colección de arte y una serie de salas, la que más nos gustó fue la sala Farnese. 






Dejamos la subida a la Torre del Reloj para otro día. Estando ya en la Piazza Maggiore, nuestro siguiente destino sería sin duda la Basílica de San Petronio, cuya fachada te llamará la atención porque está inacabada y lógicamente hay una explicación a ello. En 1514 la iglesia fue ampliada en compración con la dimensión originaria, y los proyectos que hoy en día conocemos indican que se pretendía superar por extensión la Basílica de San Pedro en Roma. Por esta razón, la ampliación del edificio fue bloqueado por las autoridades de los Estados Pontificios que prefirieron que la mayor basílica de la cristiandad estuviera en Roma. 

Los trabajos terminaron en 1659 pero dejaron la basílica inacabada como se puede ver en las paredes que se suponía iban a apoyar sus brazos laterales y en la fachada que conserva el aspecto antiguo. 

Su interior llama la atención por su majestuosidad. Destaca también la Capilla de los Reyes Magos (por la que tienes que pagar 3 euros aunque en verdad se puede fotografiar y ver desde fuera) y la Meridiana de Giandomnico Cassini, que con sus 66,8 metros de largo la hacen la línea meridiana más larga del mundo.   








La entrada en la Basílica es gratuita, excepto el acceso a la mencionada capilla (ya podéis ver que se puede fotografiar desde fuera) y la terraza panorámica (que tuvimos que dejar para el sábado pues solo abre fines de semana, ya os explicaré también por qué). 

Como siempre que organizo un viaje, los horarios me van dictando qué ver, y aunque la tarde iba avanzando y los monumentos en Bolonia suelen cerrar en torno a las 18:00, aún tuvimos tiempo para visitar el Palacio dell'Archiginnasio cuyo edificio acogió durante siglos la sede principal de la Universidad. En ella solo pudimos visitar dos salas, el Teatro anatómico y el Aula Stabat Mater. Para poder visitar estas dos salas, sí que hay pagar pero la verdad es que merece la pena y mucho. 











Reconozco que me costó un poco mantenerme en pie sobre la piedra, jajajaja, pero al final lo conseguí, al menos el tiempo suficiente para hacerme la foto. 

Seguimos paseando por Bolonia, aunque el cansancio empezaba a hacer mella en nosotros, no olvidemos que llevábamos desde las 6 de la mañana despiertos con vuelo incluido. Aún así, todavía tuvimos tiempo de hacer una breve visita a la Galería Cavour que me recordó bastante a la Galería Vittorio Emmanuelle de Milán por sus tiendas de lujos y sus precios inalcanzables. El Mercado di Mezzo se encontraba muy cerca pero no nos llamó mucho la atención y por último la Iglesia de Santa María della Vita del siglo XVII que acoge el Llanto sobre Cristo Muerto por Niccolo dell'Arca, obra en terracota tallada a finales del 1400 y que para las características expresivas, no tiene igual en el arte de la época. También en el interior de esta iglesia se puede visitar el Oratorio pero estaba cerrado. El acceso a la iglesia es gratuito pero hay que pagar por visitar la escultura de terracota. 









Teníamos la intención de ver Bolonia de noche pero evidentemente ese día no era el elegido, con prácticamente todos los monumentos ya cerrados volvimos al hotel por la Via dell'Independenza a hacer un pequeño descanso para luego ir a cenar, y cuando llegó ese momento, estábamos tan cansados que para lo único que teníamos fuerzas fue para acercarnos a la estación de tren y comer en un restaurante llamado Dispensa Emilia Bologna para comer unas tigelle clásicas que son como un pan de maíz en forma redonda con diferentes embutidos. Una cena ligera para dar por terminado nuestro primer día en Bolonia. 



Para ser nuestro primer día por Bolonia y a pesar de que nos costó acostumbrarnos a la ciudad, no se puede decir que no lo aprovecháramos al máximo. A descansar que nos esperaba un día lleno de muchas emociones. 

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

0 comentarios

Principios y normas de participación:

El Blog Los Viajes de Dora quiere favorecer la participación de todas las personas a través de sus comentarios, siempre bajo una exigencia de calidad que excluye insultos, descalificaciones y consideraciones no relacionadas con el tema en cuestión.

1) Son bienvenidos todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y la cali-
dad de este Blog.

2) La discrepancia y el contraste de pareceres son elementos básicos del debate. Los insul-
tos, ataques personales, descalificaciones o cualquier expresión o contenido que se aleje de los cauces correctos de discusión no tienen cabida en este Blog.

3) La política de moderación garantizará que sea acorde con los principios de pluralidad y -
respeto. No se tolerarán opiniones insultantes, xenófobas, racistas, homófobas, difamatorias o de cualquier otra índole que se consideren inaceptables.

4) Los mensajes publicitarios o sobre cuestiones no relacionadas con el tema de la entrada del Blog serán rechazados.

5) El Blog Los Viajes de Dora se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere
inadecuados.