Visita a La Coruña

junio 28, 2015

La historia de A Coruña se remonta a la Edad del bronce, con asentamientos castreños y las primeras noticias de la ciudad son alusiones de los geográfos de la época clásica Estrabón, Pomponio Mela y Plinio que la designan con el nombre de Brigantium y la situán en el centro del Magnus Portus Artaborum, gran arco que abarcaba las rías del Burgo, Betanzos, Ares y Ferrol.

La Edad Media representa un periodo de decadencia hasta que en el siglo XIV el rey Alfonso IX de León decide en 1208 la refundación de la ciudad como villa de realengo, con el nombre de Crunia, en el asentamiento romano llamado hoy Ciudad Vieja o simplemente La Ciudad.

También su puerto empieza a ser importante, apoyado por los reyes siguientes, que, además e ordenar sus vías y defensas militares, conceden importantes privilegios a la ciudad. Alfonso X decide que sólo en el puerto de A Coruña pueda desembarcarse y venderse la sal, muy importante para la economía de la época. También existía un Ceca o Fábrica de moneda de las más antiguas de España.

En la Edad Moderna hay que destacar la visita de los Reyes Católicos a A Coruña, que establecieron en ella la Capitanía General y la Audiencia Territorial; el desembarco de su hija Juana acompañada de su esposo Felipe el Hermoso procedentes de Flandes, pero, sobre todo, en 1520, las Cortes convocadas por Carlos I con el fin de conseguir apoyo económico para ser coronado Emperador de Alemania. Este Rey concede a A Coruña la Casa de la Especiería para distribuir en Europa las ricas especias procedentes de los Mares del Sur. Su hijo Felipe II instaló en ella definitivamente la Real Audiencia de Galicia; también durante su reinado, en 1563, tuvo lugar la heroica defensa de la ciudad a cargo de María Pita frente al pirata inglés Drake.

Durante la época borbónica, en el siglo XVIII, fue muy notable el desarrollo de la ciudad. Se instalaron en ella: la Intendencia de Galicia (1716), la Sede de los Correos Marítimos con las Indias (1764) y la Academia de Agricultura (1765), primera institución de esta clase en España; en 1778 se establece el Real Consulado Marítimo de Galicia (1785), que fomentó el comercio y la navegación y contribuyó a la seguridad de los puertos marítimos. Con los beneficios que consiguió este Consulado restauró definitivamente la Torre de Hércules bajo la dirección del ingeniero Eustaquio Giannini.

A finales de este siglo se crearon las famosas galerías, tan características de la ciudad, cuyo origen podría estar en los castillos de popa de los galeones.

Durante el siglo XIX se pone de manifiesto el carácter liberal de A Coruña.

Hay, igualmente, un desarrollo industrial, destacando la creación de la Fábrica de  Tabacos en 1808. En 1877 nace la Junta de Obras del Puerto y en 1883 se inaugura la línea de ferrocarril A Coruña-Madrid.

Toda esta actividad económica tiene como consecuencia un aumento de la población y la remodelación del puerto para que pudieran atracar barcos de mayor tonelaje; entonces se ganó al mar el espacio que hoy ocupan los Jardines de Méndez Núñez, el Relleno y la Avenida de la Marina.

A principios del siglo XX se anexiona a A Coruña el Ayuntamiento de Oza (1912). A mediados de siglo crece la industria con la Refinería de petróleo y la expansión de la Compañía de electricidad FENOSA.

Pero, sobre todo, hoy A Coruña es una ciudad de servicios, con un activo puerto pesquero, turístico e industrial. Destaca también su intensa actividad cultural impulsada desde el Ayuntamiento y varias Fundaciones.

Empezaremos nuestra visita a A Coruña con un recorrido por la Ciudad Vieja. El punto de inicio de este viaje es la famosa Plaza de María Pita. Es prácticamente un cuadrado de 100 x 102 metros, es decir, 11.200 metros cuadrados, donde encontramos la estatua de María Pita y la llama de la libertad.

El Palacio Municipal fue construido por el arquitecto Pedro Mariño entre los años 1904 y 1917. De estilo ecléctico, el edificio consta de tres plantas más áticos. El primer piso acoge la Alcaldía, el Salón de Plenos y las Colecciones Municipales.



 



Iglesia de Santiago. Es el templo más antiguo de la ciudad. De estilo románico, se empezó a construir en la segunda mitad del siglo XII, aunque sufrió posteriores reconstrucciones.

Es en la fachada occidental donde encontramos la portada, formada por arcos apuntados, con la imagen de Santiago a caballo en el tímpano. En la parte superior se abre un rosetón, mientras que los muros laterales se articulan mediante contrafuertes y dos portadas formadas por arcos de medio punto, destacando el tímpano de la portada norte donde se representa el Agnus Dei.



 



 

 

 

Colegiata de Santa María del Campo. Recibe este nombre porque en el momento de su construcción probablemente se hallaba fuera de las murallas de la ciudad. El edificio actual posiblemente sea de finales del siglo XIII o principios del XIV. Desde muy antiguo fue la iglesia de los gremios de la mar y del comercio.

Lo mejor de la Colegiata de Santa María del Campo son sus trs portadas, sobre todo la occidental por su integración en su correspondiente fachada coqueta y bien proporcionada.

El tímpano de la puerta incorpora una escena de Epifanía y la arquivolta interior lleva a los doce apóstoles en disposición radial.









 




Plaza de Azcárraga. La Antigua Plaza de la Harina era la más importante de la Ciudad Vieja ya que se abrían a ella la Casa de la Intendencia, el Consistorio y el Almacén de Artillería. En este lugar era donde se realizaba la venta de grano, además de festejos y ceremonias de tipo público.


Jardín de San Carlos. Situado en el antiguo bastión de San Carlos. En el centro la tumba del General Británico Sir John Moore fallecido en la batalla de Elviña en 1809.




Castillo de San Antón. Museo Arqueológico - Histórico. La fortaleza fue edificada en los siglos XVI y XVIII para la defensa de la ciudad de los ataques por mar. Consta de un semibaluarte que protege la puerta de entrada, unido mediante dos cortinas rectas a un baluarte en forma de estrella irregular, y un patio de armas. Completan el conjunto el edificio neoclásico en el interior de la muralla, el embarcadero, la casa de botes y la batería baja.

Desde el siglo XVIII hasta mediados del XX la fortaleza cumple función de prisión. Las estancias del patio de armas se convirtieron en celdas en las que estuvieron recluidos políticos, militares, ilustrados y personas de diferentes condiciones.

En 1960 el Ministerio del Ejército cedió el edificio al Ayuntamiento de A Coruña y se creó el Museo en 1964, inaugurándose en 1968.


Acceso. Patio de armas. Arte medieval. Heráldica. La Antigua Casa de Botes y el embarcadero son el punto de  partida de la visita.

En la Batería Baja se exhiben lápidas de los siglo XIII y XV procedentes del cementerio del Convento de San Francisco. Además también se exhiben lápidas del Convento de Santo Domingo y San Xián de Almeiras.

La Puerta Principal, con tres escudos del siglo XVI y una inscripción alusiva a la edificación del castillo, da paso al Patio de Armas por un corredor abovedado.







 

En la Casa del Gobernador encontramos la colección de Arqueología, donde destaca el conjunto de Cícere que está formado por una gargantilla de tiras hecha con una banda de oro laminado, por dos láminas lisas y otros fragmentos de oro.


La cisterna abastecí al castillo con el agua de la lluvia que aún hoy recoge desde la terraza de la Casa del Gobernador. En la rampa se exhíbe la Borna, embarcación experimental sobre las relaciones atlánticas en la Prehistoria.


Planta superior. En esta planta encontramos la parte superior de la Casa del Gobernador y el jardín.

Lo más destacable es la pequeña capilla que sustituyó a la anterior de San Antón, en la que preside la Imagen de la Virgen del Rosario, patrona de la ciudad.



 



 

 

También visitamos el Aquarium Finisterre, del cual haré un repaso general en el apartado de Ocio y Tiempo Libre.
Y por supuesto una visita al monumento más reconocido mundialmente de A Coruña, la Torre de Hércules. Impresionante su aspecto tan robusta y fuerte como las vistas desde lo alto de la misma.

Es el faro más antiguo del mundo, "el último faro de la antigüedad que nos queda", en palabras del arquitecto alemán S. Hutter. El faro romano de A Coruña, restaurado en 1791 por Eustaquio Giannini durante el reinado de Carlos III, tiene la singularidad de haber estado en el mismo lugar, sobre la misma cimentación y con la misma función (ayuda a la navegación marítima), en los últimos 2000 años. La restauración de Giannini fue tan exquisita, que los cimientos y el interior de la Torre de Hércules siguen mostrando en todo su esplendor la construcción romana.

La Torre de Hércules está envuelta y reflejada en mitos y leyendas, fábulas y cuentos, historias y realidades. El gran historiador coruñés, José Cornide Saavedra, decía en 1792 que... "No habrá acaso en España monumento de la Antigüedad, que al mismo tiempo que ha dado extenso campo a las fábulas, interese más a la curiosidad del público: una torre fabricada por Hércules, Hispalo o Brigo; reparada por César, adornada con un maravilloso espejo que descubría las naves enemigas..., tiene la ventaja de haberse conservado casi tan íntegra, como ha salido de las manos que la fabricaron".

Citada como "Flavium Brigantium", en la "Geografía Grecolatina" de Ptolomeo (siglos I-II d.C.) y por Paulo Orosio en el siglo IV, es reflejada en el "Mapamundi" del Beato de Burgo de Osma (1086) con la misma importancia geográfica que el desaparecido Faro de Alejandría.

Sobre la Torre de Hércules se han publicado miles de artículos y libros. Ha sido inmortalizada por innumerables artistas, entre ellos Picasso, que de niño la llamó "torre de caramelo". La Torre de Hércules es el símbolo de un pueblo (A Coruña) y el pueblo mismo. El escudo del Ayuntamiento de A Coruña tiene como motivo central a la Torre de Hércules desde el año 1448.

En la actualidad el acceso a la Torre permite apreciar las últimas excavaciones llevadas a cabo. Desde su base y tras subir sus 234 escalones, se llega al mirador desde donde se contempla una espectacular vista de A Coruña. A lo lejos las rías de Sada y Betanzos, Ares y Ferrol y hacia el Oeste las Islas Sisargas frente a Malpica.

Cada noche comienza a funcionar el faro con un intervalo de 20 segundos emite un grupo de 4 destellos blancos visibles a 24 millas. Los días de niebla una señal sonora, audible a 7 millas, facilita la navegación costera y la entrada de los navíos al puerto de A Coruña.





 

















 






Después del Aquarium Finisterre, del que tenéis información en el hilo de Ocio y tiempo libre, nos acercamos hasta el ascensor del Monte de San Pedro. Tiene forma de esfera, totalmente acristalada, con una capacidad de 250 personas. Desgraciadamente había mucha cola y no pudimos disfrutar de las vistas panorámicas de algunos de los lugares más conocidos de la ciudad. Tal vez la próxima vez.


En su visita de 2015 tampoco nuestros amigos pudieron montar en el Ascensor Panorámico del Monte de San Pedro pues estaba en reparaciones, pero con el coche sí que se acercaron al Monte.

El parque de San Pedro tiene una supuerficie de 78.339 m². y en él se encuentran las antiguas Baterías de Costa formadas por varios cañones, algunos de ellos antiaéreos, un laberinto inglés confeccionado con plantas italianas, un estanque con patos y una cascada.









Horarios:

 

Torre de Hércules:

Julio y Agosto

Lunes, martes, miércoles, jueves y domingo: 10:00 a 20:45
Viernes, sábados y vísperas de festivo: 10:00 a 0:00

Abril, mayo, junio y septiembre Lunes a domingo: 10:00 a 18:45
Octubre a marzo Lunes a domingo: 10:00 a 17:45

 

Castillo de San Antón (Museo Arqueológico):

Julio y Agosto

Martes a sábado: 10:00 a 21:00
Domingos y festivos: 10:00 a 15:00
Lunes: Cerrado

Septiembre a junio:

Martes a sábado: 10:00 a 19:30
Domingos y festivos: 10:00 a 14:30
Lunes: Cerrado10:00 a 15:00.

Precio: 2€.

 

Monte de San Pedro (ascensor): Abril a Septiembre
Lunes: cerrado
Martes a Domingo:
Ascenso: 11:15 a 21:15 (cada ½ hora)
Descenso: 11:00 a 21:30 (cada ½ hora)
Precio:
Un viaje de ida o de bajada: 1,50 euros
Viaje de completo de subida y bajada o viceversa: 2,50 euros

 

Iglesia de Santiago

Invierno de 8 a 13 y de 18 a 20:30.
Verano de 8:30 a 13 y de 18 a 20:30.

 

Colegiata de Santa María del Campo

Abierta en horario de culto.

Sin lugar a dudas, la visita a la ciudad de A Coruña fue un verdadero descubrimiento, una ciudad agradable para visitar a pie con lugares emblemáticos que nunca olvidaremos.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

0 comentarios

Principios y normas de participación:

El Blog Los Viajes de Dora quiere favorecer la participación de todas las personas a través de sus comentarios, siempre bajo una exigencia de calidad que excluye insultos, descalificaciones y consideraciones no relacionadas con el tema en cuestión.

1) Son bienvenidos todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y la cali-
dad de este Blog.

2) La discrepancia y el contraste de pareceres son elementos básicos del debate. Los insul-
tos, ataques personales, descalificaciones o cualquier expresión o contenido que se aleje de los cauces correctos de discusión no tienen cabida en este Blog.

3) La política de moderación garantizará que sea acorde con los principios de pluralidad y -
respeto. No se tolerarán opiniones insultantes, xenófobas, racistas, homófobas, difamatorias o de cualquier otra índole que se consideren inaceptables.

4) Los mensajes publicitarios o sobre cuestiones no relacionadas con el tema de la entrada del Blog serán rechazados.

5) El Blog Los Viajes de Dora se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere
inadecuados.