Visita a Olivenza

noviembre 01, 2014

Desde el Calcolítico hasta la dominación árabe, Olivenza estuvo ocupada por pueblos y culturas que fueron dejando huellas por estos suelos, y muestra de ello son los hallazgos expuestos en el museo etnográfico local "González Santana".

Posteriormente estuvo en la órbita del reino taifa de Badajoz, desde el siglo XI hasta ser dominada en 1228 por el rey leonés Alfonso IX, quien cederá parte de las tierras a la orden del Temple por su participación en la conquista.

Esta orden militar edificó el cercano castillo de Coluche o Miraflores, origen de la población vecina de Alconchel, y creó la encomienda de Olivenza, dotando a la aldea desde el primer momento de un castillo y de una iglesia dedicada a Santa María.

Por el tratado de Alcañices de 1297, firmado con el rey de Castilla Fernando IV, la comarca pasó a poder del rey portugués don Dinis, convirtiéndose en un centro de gran valor estratégico para el país vecino.

De esta época (1334) data el levantamiento del alcázar con su majestuosa torre del homenaje, la más alta a lo largo de toda esta frontera.

En 1488 don Juan II de Portugal mandó construir el foso inundable que rodea el alcázar.

El puente sobre el río Guadiana y el inicio de una tercera muralla son del reinado de don Manuel I.

Con Felipe II, Olivenza formó parte del reino español, como el resto de Portugal, volviendo en 1640 a la corona portuguesa hasta 1657 en que es conquistada por las tropas españolas, siendo una vez más anexionada a Portugal en 1668 por el tratado de Lisboa.

En 180 con la llamada guerra de las naranjas y la firma del tratado de Badajoz, se delimitaron natural y políticamente los reinos de España y Portugal, utilizándose como frontera natural el cauce del río Guadiana, por lo que desde 1801 Olivenza pasó a formar definitivamente parte de España.

Convertida en estos últimos años en un importante núcleo extremeño de gran valor económico y artístico, ha sabido guardar con esmero su rico pasado cultural e histórico, debido en buena parte a su estratégica fronteriza y a su dependencia alternativa de Portugal y de España. Fue declarada Conjunto de interés histórico artístico con carácter nacional en 1964.

Aparcamos en la calle Hernán Cortés justo al lado del Cuartel de Caballería y antes de entrar en el recinto amurallado de Olivenza.

Y cruzando la Puerta de Alconchel de esa primera muralla construida en 1306, llegamos a la Plaza de Santa María, en donde se encuentra la Iglesia de Santa María del Castillo y el Castillo de esta bellísima localidad extremeña.













La Iglesia de Santa María del Castillo fue construida por Andrés de Arenas en 1584, sobre otra anterior del siglo XIII, en estilo clasicista, que recoge en su interior muestras interesantes del renacimiento tardío.

Tiene tres naves a la misma altura, cubiertas con bóvedas de arista que se apoyan en columnas de estilo jónico. El altar mayor es barroco, situándose en su parte inferior y a ambos lados bellos azulejos, del mismo estilo.

Destaca la capilla del lado del Evangelio con el mayor retablo del tipo "Árbol de Jessé" que se conserva. 15 tallas, desde Jessé hasta María con el Niño, pasando por 12 reyes de la casa de Judá, representan la geneología de Jesús, quien, según el profeta Iasías sería un retoño del tronco de Jessé.







 




Una vez visitado la Iglesia de Santa María, accedimos al interior del castillo, en donde se ubica el Museo etnográfico "González Santana" en la planta de abajo. La entrada de 2€ incluye la visita al museo y a la Torre del Homenaje, a la que accedimos y disfrutamos de las maravillosas vistas de Olivenza desde lo alto de la misma.

 




























El museo etnográfico "González Santana", creado en 1982 y ampliado en 1988, es uno de los más dotados e interesantes museos etnográficos de la Península Ibérica. La mayoría de las piezas expuestas provienen de donaciones del pueblo de Olivenza. El museo está instalado en el castillo y en la panadería del rey, esta del siglo XVIII, anexa al castillo y de estilo pombalino, neoclásico portugués que se originó durante la reconstrucción de la Baixa lisboeta impulsada por el marqués de Pombal, tras el terremoto de 1755.

Más de 7000 piezas se exhiben muy acertadamente entre sus dos plantas y veintiséis salas, con reproducciones de escenas agrícolas, una tienda de comestibles, un molino de aceite, así como reproducciones e viviendas labriegas y de una escuela rural.

Entre otras colecciones muestra una dedicada a instrumentos musicales, otra al arte sacro y también una arqueológica de piezas del calcolítico y épocas árabe y medieval.


































Nuestro siguiente punto en la visita por Olivenza fue la Capilla de la Misericordia. Forma parte del Hospital del mismo nombre que se comenzó a construir en 1501, y que formó parte de una red que abarcó todo el territorio portugués, impulsada por la reina consorte Doña Leonor, para atender a los enfermos pobres.




Su capilla, del siglo XVIII, está entre las más bellas de Extremadura. Es de nave única cubierta con bóveda de cañón y coro a los pies. El retablo mayor, como los de las iglesias parroquiales de Olivenza es un retablo expositor, abocinado, con hornacina y camarín, de estilo barroco policromado.

Los muros de la nave, altar mayor y coro están cubiertos, hasta el arranque de la bóveda por azulejería historiada representando las obras de misericorida, firmada por el ceramista Manuel dos Santos en 1723.








 




Recorriendo toda la calle Caridad hasta la Plaza de la Constitución en la que se encuentra el Ayuntamiento, nos fuimos enamorando cada vez más de esta preciosa localidad.






Lo más destacable del Ayuntamiento, antiguo Palacio de los Duques de Cadaval, es la portada de estilo gótico manuelino muy original, de principios del siglo XVI, con un bellísimo arco compuesto de doble baquetón con finas molduras.

Además de su original coronación, esta portada tiene un medallón con las armas portuguesas y el blasón de la villa de Olivenza, rematado todo ello con un florón con la típica cruz de Cristo, símbolo de la orden del mismo nombre, refundición de la templaria. Dos esferas armiliares flanquean el conjunto como símbolo de las conquistas ultramarinas de Portugal en el siglo XVI.





 

Nuestro paseo por Olivenza iba llegando a su fin, pero aún nos quedaba por contemplar el impresionante interior de la Iglesia de Santa María Magdalena.

Esta iglesia, auténtica obra maestra del estilo manuelino portugués, fue construida en 1510 a iniciativa del fray Henrique de Coimbra, obispo de Ceuta, que está enterrado en ella.

Entre sus tres naves de crucería que descansan en ocho columnas torsas de mármol de estilo manuelino, se encuentran seis retablos de talla dorada, destacando el del altar mayor, y tres neoclásicos en mármol blanco, gris y rosa.

Edículos, pináculos, gárgolas... se conjugan en su exterior para formar un conjunto admirable, donde sorprende la hermosa fachada y la majestuosa torre cuadrangular fabricada con sillares y dispuesta en tres cuerpos separados por calabrotes.

La portada, atribuida a Nicolás Chanterenne, es de estilo renacentista y está flanqueada por columnillas y rematada con un vistoso frontón y medallones.



 





 



 


Y bajando por la calle Díaz Brito llegamos a la Puerta del Calvario y al Convento de San Juan de Dios, que no se puede visitar por dentro.










Y así, enfilamos de nuevo el camino de vuelta hacia donde habíamos aparcado el coche, no sin antes pararnos a admirar el Cuartel de Caballería o el Cuartel de San Carlos.




Espero que os haya gustado esta review fotográfica de Olivenza. Totalmente recomendable. cheerscheers

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

0 comentarios

Principios y normas de participación:

El Blog Los Viajes de Dora quiere favorecer la participación de todas las personas a través de sus comentarios, siempre bajo una exigencia de calidad que excluye insultos, descalificaciones y consideraciones no relacionadas con el tema en cuestión.

1) Son bienvenidos todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y la cali-
dad de este Blog.

2) La discrepancia y el contraste de pareceres son elementos básicos del debate. Los insul-
tos, ataques personales, descalificaciones o cualquier expresión o contenido que se aleje de los cauces correctos de discusión no tienen cabida en este Blog.

3) La política de moderación garantizará que sea acorde con los principios de pluralidad y -
respeto. No se tolerarán opiniones insultantes, xenófobas, racistas, homófobas, difamatorias o de cualquier otra índole que se consideren inaceptables.

4) Los mensajes publicitarios o sobre cuestiones no relacionadas con el tema de la entrada del Blog serán rechazados.

5) El Blog Los Viajes de Dora se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere
inadecuados.