Visita a Jerez de los Caballeros

noviembre 01, 2014

Jerez de los Caballeros en el suroeste de Extremadura, conocida y en época fenicia con el nombre de Ceret, fue Caeriana y también Fama Iulia Seria durante la dominación romana de la zona, con importantes muestras arqueológicas a las que hay que añadir otras de la importancia del dolmen del Toriñuelo de época prerromana.

Pero, sin duda, los momentos históricos que más huella han dejado en esta ciudad enclavada en plena dehesa meridional extremeña, fueron los árabes, constructores de su Fortaleza.

En el siglo XIII, las tropas leonesas del rey Alfonso IX conquistarán la Villa de Xerez pasando a poder de los caballeros de la Orden del Temple, quienes la harán capital del Bayliato de su mismo nombre que abarcaba un buen número de poblaciones vecinas, a la vez que consolidaban su majestuosa fortaleza árabe y levantaban un amplio recinto amurallado.

La Orden del Temple permanecerá en Jerez hasta el primer tercio del siglo XIV, resistiéndose a dejarla a pesar de la disolución de dicha orden, lo que daría pie al nacimiento de la leyenda que hace referencia a la "Torre Sangrienta" y la muerte en la misma de los últimos caballeros templarios extremeños.

En el año 1379 el rey Enrique II la donará a la Orden de Santiago, con la que alcanzará esplendor económico y un sorprendente desarrollo urbanístico, logrando esta importante población extremeña ser la más poblada de las que estaban regidas por la orden de santiaguista, recibiendo el título de Ciudad en 1525, reinando en España Carlos I y pasando a conocerse unos años después con el actual nombre de Jerez de los Caballeros.

El descubrimiento y la posterior colonización de América traerán a Jerez nombres ilustres nacidos en la ciudad, entre otros, el de Vasco Núñez de Balboa, descubridor del Océano Pacífico y su compañero Diego de Albitez, así como los de Hernando Méndez de Soto y Carlos Enríquez, conquistadores de la Florida.

Esta ciudad, una de las localidades más prósperas y florecientes de Extremadura, destaca en la producción agrícola y sobre todo en la ganadera, siendo reconocida internacionalmente por la cría de cerdo ibérico, sostén de sus buenos jamones y embutidos ibéricos, celebrándose en primavera el famoso salón del Jamón Ibérico que reúne a los más reconocidos especialistas del laureado y reconocido pata negra.

Ciudad declarada Conjunto Artístico Monumental en 1966, posee un patrimonio histórico artístico de los más sobresalientes de Extremadura, con especial mención a las construcciones religiosas y civiles de estilo barroco, que se unen a las ya sugerentes de estilos renacentistas y árabe y que prestan un marco admirable para le lucimiento de su Semana Santa, declarada Fiesta de Interés Turístico Regional de Extremadura.




Empezamos nuestro recorrido dejando el coche bien aparcado en la calle Virgen de Guadalupe para no entrar con él en el interior del recinto amurallado pues la mayoría de las calles son muy estrechas, con cuestas empinadas e incluso con escaleras.

La estatua del famoso conquistador antes mencionado Vasco Núñez de Balboa nos da la bienvenida.


Bajando por la Corredera Hernando de Soto pasamos por el Convento Madre de Dios. Actualmente regido por las Hermanas de la Cruz siendo un centro de enseñanza. El origen de la fundación de este convento se remonta a principios del siglo XVI. Destaca en su fachada un cuerpo cuadrangular rematado por bella cornisa traqueada y sobre todo por el original y blanco cuerpo de campanas.





Y así llegamos una de las puertas del recinto amurallado, la Puerta de Burgos, junto a cuyo arco se encuentra un monumento en honor a Hernando de Soto, obra escultórica de González Grotta, hijo realizada en el año 1969.






Por razones de horarios de apertura, nos dirigimos en primer lugar a la Iglesia de S. Bartolomé puesto que sólo abrían de 10:00 a 12:00.

Edificada a mediados del siglo XV, lo que explica alguno de sus rasgos góticos, sería ampliada en los siglos XVI y XVII quedando el estilo barroco bien definido en su estructura.

Su bella torre de planta rectangular se levantó en 1759, coincidiendo su original estilo a base de gran riqueza ornamental con el de la fachada principal.

El primer cuerpo de esta impresionante torre es de sillares de granito, apreciándose en el segundo una admirable decoración barroca a base de barro vidriado y yeso. Su último cuerpo es rematado con una linterna y un cupulín.

 








El interior del templo es de tres naves, destacando la capilla denominada de los Comendadores con el sepulcro de Vasco de Xerez y su esposa Beatriz Bravo de 1535, así como el magnífico órgano que se halla en el coro.

Obra de José de la Barrera e instalado en 1691 es el retablo mayor, que guarda en la hornacina central la imagen de San Bartolomé.



 



 

E igualmente por razones de horario tuvimos que ponernos en marcha para llegar antes de la hora de cierre a la Iglesia de Santa Catalina que se encontraba prácticamente en la otra punta de la anterior, pero como sólo la abrían de 10:00 a 12:00 por la mañana, no nos quedó más remedio.

Por el camino vimos la Fuente de los Santos y la Puerta de la Villa.




Imposible no sentirse atraído por sus calles estrechas y empinadas con sus casas encaladas y sus llamativos rincones.







 

La Iglesia de Santa Catalina es una construcción de finales del siglo XV y está situada en la zona conocida popularmente como el "barrio bajo". Edificio religioso de estilo gótico ampliado en el siglo XVI y posteriores, conserva en el interior el blasón del que fuera gobernador de la Plaza en el siglo XV, Don Pedro Portocarrero.

La fachada es de estilo barroco erigiéndose junto a ella su hermosa torre con aires clasicistas levantada en la segunda mitad del siglo XVIII.




Su planta es rectangular con una nave cubierta de bóveda de crucería que llegó a tener entre sus muros hermosas vidrieras en el siglo XVIII.

El retablo mayor está dividido en cinco calles separadas por columnas salomónicas, en la calle central se encuentra la imagen de Santa Catlina realizada en madera policromada.








Nuestro siguiente punto en el mapa de Jerez de los Caballeros era la Iglesia de Santa María, que acercándose a las 12:00 de la mañana abrían hasta las 14:30.

Edificada a finales del siglo XV, esta iglesia cercana a la Fortaleza será ampliada y remodelada en el siglo siguiente, datándose de este siglo XVI la capilla mayor y las dos laterales.

A los pies de la iglesia su torre cuadrangular es de cuatro cuerpos, construida la mitad de ella con sillares de granito y de mampostería el resto.




Es de planta rectangular y dispone de tres naves con bóvedas vaídas.

En la capilla mayor se encuentra la sepultura de Don Ildefonso Pacheco Portocarrero y su esposa, con rica decoración de estuco en la cúpula y unas llamativas tribunas barrocas.

En una curiosa inscripción hispano-visigoda se traduce lo siguiente: " en el día noveno antes de las kalendas de enero de la era 594, fue dedicada esta iglesia a Santa María", con lo cual esta fecha corresponde al 25 de diciembre del año 556 de nuestra era.



 






Y muy cerca de la misma se encuentra la Fortaleza de origen musulmán, fruto arquitectónico de una importante construcción posterior realizada por la Orden del Temple en el siglo XIII y modificaciones de la Orden de Santiago, dotándola de un total de cinco torres realizadas en mampostería y sillarejo, con bellas almenas que rematan muros y torres, siendo la del Homenaje la más sobresaliente.

La Fortaleza se organiza entorno al gran patio central, pudiéndose observar otras construcciones de siglos sucesivos como son las caballerizas, aposentos, cámaras, aljibe o la capilla.

En el siglo XVIII se adosaron a esta Fortaleza otros edificios que se utilizaron para acuartelamiento militar, lográndose en la actualidad su impresionante aspecto gracias a importantes rehabilitaciones de las últimas décadas.












Las vistas desde la Fortaleza de la Iglesia de Santa María impresionantes.

Y para terminar nuestro paseo por Jerez de los Caballeros nos dirigimos a la Plaza de España, en donde se encuentra la Iglesia de San Miguel.

Es una construcción realizada desde mediados del siglo XV hasta el XVIII con planta de tres naves, conservándose en estilo gótico la portada del lado del Evangelio y del siglo XVI su bóveda de crucería estrellada.

Se erige su bella torre barroca sobre la portada del Perdón con un primer cuerpo realizado en sillería del siglo xVI, en este estilo barroco el cuerpo de campanas y el remate de la torre a base de ladrillo, barro cocido y bellos azulejos.

 



 

En el siglo XVIII se construyeron la capilla mayor y los dos camarines laterales, sobre la que encontramos una bella cúpula decorada con pinturas donde aparece la Santísima Trinidad.



 








Y ya para terminar os dejamos unas cuantas imágenes de las calles de Jerez y de la localidad desde un mirador desde el cual se puede ver una preciosa panorámica de la villa.











TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

0 comentarios

Principios y normas de participación:

El Blog Los Viajes de Dora quiere favorecer la participación de todas las personas a través de sus comentarios, siempre bajo una exigencia de calidad que excluye insultos, descalificaciones y consideraciones no relacionadas con el tema en cuestión.

1) Son bienvenidos todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y la cali-
dad de este Blog.

2) La discrepancia y el contraste de pareceres son elementos básicos del debate. Los insul-
tos, ataques personales, descalificaciones o cualquier expresión o contenido que se aleje de los cauces correctos de discusión no tienen cabida en este Blog.

3) La política de moderación garantizará que sea acorde con los principios de pluralidad y -
respeto. No se tolerarán opiniones insultantes, xenófobas, racistas, homófobas, difamatorias o de cualquier otra índole que se consideren inaceptables.

4) Los mensajes publicitarios o sobre cuestiones no relacionadas con el tema de la entrada del Blog serán rechazados.

5) El Blog Los Viajes de Dora se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere
inadecuados.