Monasterio de Monsalud en Córcoles

octubre 04, 2014

El Monasterio cisterciense de Santa María de Monsalud fue uno de los cenobios medievales más importantes de su entorno y el más antiguo y mejor conservado de los cuatro que se fundaron en la provincia de Guadalajara., junto a los de Bonaval, Buenalafuente del Sistal y Óvila.

Está enclavado en plena naturaleza y cercano a una fuente de agua, el arroyo Sacedón, siguiendo el esquema tradicional de las construcciones cistercienses.

Declarado Bien de Interés cultural con categoría de Monumento desde 1931 pueden contemplarse hoy tras varias obras de restauración y consolidación, las ruinas de un conjunto de edificaciones que sirvieron para la vida de los monjes blancos del Císter durante mediados del siglo XII hasta el XIX.





Historia


No se conocen mucho datos sobre la fundación del Monasterio. El primer documente fiable data de 1167, en el que Juan de Treves, Arcediando de Huete, concede al Monasterio de Monsalud la aldea de Córcoles con todos sus términos.

En 1169 el rey Alfonso VIII confirma la donación anterior precisando los derechos y territorios del Monasterio.

Su fundación se debe al fenómeno repoblador impulsado por los monarcas frente a los musulmanes. La erección de estos centros monásticos servía para fijar la población de los territorios recién conquistados, que se estabilizaban ante la posibilidad de incrementar la producción de la tierra, en cuyo trabajo destacaron los monjes del Císter.

Su casa madre fue el Monasterio de Scala Dei o Escaladei, en los Pirineos Franceses. De allí procedía su primer abad, Fortún Donato, y a él le siguieron muchos otros abades de esta nacionalidad.

Parece ser que la Orden de Calatrava tuvo cierta relación con el Monasterio de Monsalud como se deduce de otro documento de Alfonso VIII d 1174, de las dos lápidas de maestres calatravos conservados en la sala capitular, y de algunas cruces de la orden pintadas en los muros del cenobio.

El Monasterio fue acumulando propiedades dentro de la provincia, si bien los problemas económicos surgieron ya en el siglo XIII, deteriorándose la situación hasta la encomienda de la abadía debido a su empobrecimiento a finales del siglo XV, en buena parte por la mala gestión de sus abades.

En 1538 se puso el Monasterio bajo la Observancia de Castilla, lo que supuso el paso de abades perpetuos a abades trienales y con ello el inicio de su recuperación y nuevo auge.

A lo largo de los siglos XVII y XVIIi el Monasterio era un importante foco de peregrinación gracias a la devoción a la milagrosa imagen de Nuestra Señora de Monsalud, abogada, entre otras, contra la rabia, aflicciones y melancolías de corazón, endemoniados y mal de ojo, tal y como nos transmiten los documentos de la época.

Su importancia se fue reduciendo lenta pero inexorablemente hasta su supresión y clausura en 1835, a consecuencia de la Desamortización de Mendizábal.

El edificio

El Monasterio conserva aún gran parte de construcciones que lo componían, que, a grandes rasgos, responden a varios momentos de su edificación: inicial, desde finales del siglo XII y todo el siglo XIII; reformas del siglo XVI y añadidos del siglo XVII.

La iglesia. Es la construcción más importante del Monasterio. Está ubicada al sur y no al norte, como es habitual en los monasterios cistercienses. No llegó a concluirse  por lo que aparece desproporcionada. Se concibió siguiendo una planta plenamente románica: tres naves, con dos tramos cada una y más ancha la central, crucero poco saliente y cabecera con tres ábsides semicirculares escalonados.







Su sobriedad, austeridad y elegancia encajan a la perfección con la estética cisterciense. Como únicos elementos ornamentales podemos apreciar los capiteles con decoración vegetal; algunas basas con garras de león o el curioso lavamanos del ábside central, con arcos polilobulados y lacerías de influencia mudéjar.





La misma sencillez es apreciable en el exterior, que conserva una portada románica al sur, cuya única decoración son sus capiteles vegetales que sustentan arquivoltas de medio punto y los modillones de rollos del alero en la cabecera.

La portada meridional tiene cinco arquivoltas planas y sobre ella un gran óculo circular con arquillos inserto en un arco.


Antigua sacristía. De planta rectangular y cubierta con bóveda de cañón apuntada, tiene un tamaño bastante reducido. Las dos hornacinas que se abren en la cara externa de uno de sus muros se ha interpretado como restos del "armarium", para los libros empleados en los Oficios o para lecturas piadosas que leerían los monjes.



Sacristía nueva. Construida en el siglo XVII como ampliación de la original. En uno de sus extremos se abrió una capilla.




Sala capitular.Construida en el siglo XII, es uno de los espacios más bellos conservados en el edificio. Su acceso se realiza mediante una portada con tres arcos apuntados en cuya jamba de entrada encontramos la inscripción funeraria de dos maestres de la Orden de Calatrava: D. Nuño Pérez de Quiñones y D. Sancho de Fontonova. Tiene planta rectangular y dos naves con columnas de capiteles foliáceos y ábacos y basas octogonales que configuran un espacio de seis tramos. En este lugar, los monjes presididos por el abad se reunían cada mañana para orar, meditar y leer un capítulo de la Regla de San Benito.






Escalera al dormitorio de los monjes. Comunicaba el claustro con las dependencias del piso superior. El dormitorio era un gran salón compartimentado por arcos de diafragma e iluminado por estrechas saeteras, donde los monjes descansarían en simples catres. Estaba comunicado con la iglesia para permitir su asistencia los Oficios.


Locutorio. Lugar en el que el prior recibía a los monjes, asignándoles el trabajo del día. De aquí tomarían las herramientas y accederían directamente a la huerta. Al lado, el hueco dejado bajo la escalera ha sido identificado por algunos autores como el archivo del Monasterio.


Antigua sala de monjes. Habitación rectangular que surge por la necesidad de ampliar el dormitorio de los monjes en la planta superior. Al final de esta sala se situarían las letrinas.

Refectorio nuevo. Construido en el siglo XVII, aún se conservan restos del púlpito, en el que un monje leía la Biblia a sus compañeros mientras tomaban una frugal comida. Probablemente el refectorio original se situaría al oeste, en paralelo a la sala de los monjes.


Claustro.Construido en la segunda mitad del siglo XVI. Conserva aún tres de sus pandas cubiertas cerradas con bóvedas sexpartitas de ojivas. Se trataba de un elemento fundamental en la vida monástica y constructivamente, del espacio en torno al cual se organizaban el resto de dependencias.





Vestíbulo.Espacio rectangular cubierto con bóveda estrellada construido en el siglo XVI, que comunicaba el claustro con el exterior del edificio.



Otras dependencias del monasterio no se han podido identificar aún, estaríamos hablando de la cocina o la escalera a dormitorios de novicios y planta de conversos o de a hospedería en la que se atendía a los peregrinos y necesitados.



En el exterior, se han conservado restos de diversas estructuras:

Portería. Sería el único acceso al interior del Monasterio que data del siglo XVII. En su frontis aparecen las figuras de San Benito y San Bernardo, rematado por un frontón triangular con Dios Padre. Una cerca cerraría la entrada desde la portería al muro del Monasterio.




La portada principal del cenobio es renacentista y está coronada por el escudo de la Congregación Cisterciense de Castilla.



Bodega. Excavada en la roca, se organiza en una sala rectangular de la que salen varias galerías, donde se colocarían las tinajas de vino.






Horarios de visita:

Verano: de 10: a 14:00 y de 15: a 20: de jueves a domingo (mayo y octubre) y de viernes a domingo (junio a septiembre)

Invierno: Noviembre a Abril: de 11:00 a 14:00 y de 15:00 a 18:00 (de viernes a domingo)

De todas formas, os aconsejamos que llaméis con antelación para confirmar horarios.

Tenéis los datos de contacto en la página oficial http://monsaludyercavica.es/
Espero que os haya gustado el reportaje fotográfico de nuestra visita al Monasterio de Monsalud. cheers cheers

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

0 comentarios

Principios y normas de participación:

El Blog Los Viajes de Dora quiere favorecer la participación de todas las personas a través de sus comentarios, siempre bajo una exigencia de calidad que excluye insultos, descalificaciones y consideraciones no relacionadas con el tema en cuestión.

1) Son bienvenidos todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y la cali-
dad de este Blog.

2) La discrepancia y el contraste de pareceres son elementos básicos del debate. Los insul-
tos, ataques personales, descalificaciones o cualquier expresión o contenido que se aleje de los cauces correctos de discusión no tienen cabida en este Blog.

3) La política de moderación garantizará que sea acorde con los principios de pluralidad y -
respeto. No se tolerarán opiniones insultantes, xenófobas, racistas, homófobas, difamatorias o de cualquier otra índole que se consideren inaceptables.

4) Los mensajes publicitarios o sobre cuestiones no relacionadas con el tema de la entrada del Blog serán rechazados.

5) El Blog Los Viajes de Dora se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere
inadecuados.