Fin de semana de lujo en Bruselas - Día 3

septiembre 07, 2014

Y llegamos al último día de este emocionante y lujoso fin de semana de lujo en Bruselas.

Otro excelente desayuno con gofre incluido, y aprovechando las últimas horas de paseo y compras, nos volvimos a acercar a las Galerías Saint-Hubert. En esta ocasión, prácticamente vacías por la hora tempranera, así como la Rue de Bouchers. 






Y por supuesto no podíamos despedirnos de Bruselas, sin volver a disfrutar de su Grand Place.





     



Y llegando ya a las 10:00 de la mañana, nos dirigimos al Museo del Chocolate en la Rue de la Tête d'Or ya que podíamos visitarlo gratis con la Brussels Card. 

Toda la historia del cacao y cómo llegó a Bélgica, aunque sin duda lo que más nos gustó fue la posibilidad de probar chocolates de distinta intensidad y ver cómo un maestro nos preparaba bombones. Deliciosos!!!!!








Y también decidimos ir a despedirnos del Manneken Pis que, por cierto, nos tenía reservada una sorpresa. 

Por el camino, seguimos disfrutando de la ciudad y sobre todo de sus murales de comics. 


    

     


El pequeño Manneken Pis vestido para la ocasión y meando cerveza. Qué mono!!!!!




Nos dirigimos al Palacio de Justicia de Bruselas disfrutando de la ciudad a cada paso. de camino vimos la Iglesia de Nuestra Señora de la Capilla aunque no pudimos acceder a su interior pues había misa. 





     

     

Impresionante el edificio del Palacio de Justicia. Lástima que estuviera en obras con andamios y un poco sucio. 

Obra del arquitecto Joseph Poelaert, construido entre los años 1866 y 1883 bajo el reinado de Leopoldo II es la sede del poder judicial y de los tribunales de justicia de Bélgica. Durante décadas fue el edificio más grande en la historia del mundo y sigue siendo uno de los edificios de piedra más grandes en el planeta. Su superficie total es de 52.464 metros cuadrados. 






     



Frente al Palacio de Justicia, en la gran plaza Peolaert se encuentra este imponente monumento, en memoria de la Infantería Belga. Está alzado en honor al recuerdo de los soldados caídos tanto en la primera como en la segunda Guerra Mundial. 


Tomamos el tranvía que nos llevó hasta el Palacio Real y ya que su acceso es gratuito, aprovechamos para entrar y visitarlo. 

El Palacio Real es la sede de la monarquía belga. En él se encuentran instaladas las oficinas de los reyes, algunos ministerios, salas de reuniones oficiales y habitaciones para los jefes de estado invitados. 

Desde 1831 el palacio no es la residencia real, ya que los reyes viven en el Palacio de Laeken, en las afueras de Bruselas. 

La construcción del Palacio Real comenzó a principios del siglo XIX a manos de Guillerno I, rey de los Países Bajos. Durante el reinado de Leopoldo II el palacio sufrió muchas remodelaciones y quedó como puede verse actualmente. 

De todas las salas espectaculares y lujosas, las que más nos llamó la atención fue la sala de Goya, llamada así por los tapices que había basados en cuadros de Goya: "El Baile" y "La Gallina Ciega".




     




     

Desde el palacio, nos acercamos al Museo de Instrumentos Musicales ya que al tener la Brussels Card no nos costaba la entrada. He de decir que si no hubiera sido por la tarjeta, no habría pagado los 12€ que cuesta la entrada, aunque es verdad que no cogimos, por falta de tiempo, los auriculares que te dan a la entrada y con los cuales en cuanto te acercas a un instrumento, oyes cómo suena. 

El museo está ubicado en un edificio llamado Old England, una joya arquitectónica del Art Noveau creada en 1899 para acoger unos grandes almacenes. 







Y ya bajamos hacia el centro en dirección a nuestro  hotel a recoger las maletas para irnos al aeropuerto. Las vistas desde lo alto de los jardines del Monte de las Artes impresionantes. 






Unas últimas compras en las Galería Hubert de... cómo no, chocolate y cruzando los dedos para que no nos pesaran las maletas, volvimos al hotel despidiéndonos de Bruselas hasta otra con esta foto. 



TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

0 comentarios

Principios y normas de participación:

El Blog Los Viajes de Dora quiere favorecer la participación de todas las personas a través de sus comentarios, siempre bajo una exigencia de calidad que excluye insultos, descalificaciones y consideraciones no relacionadas con el tema en cuestión.

1) Son bienvenidos todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y la cali-
dad de este Blog.

2) La discrepancia y el contraste de pareceres son elementos básicos del debate. Los insul-
tos, ataques personales, descalificaciones o cualquier expresión o contenido que se aleje de los cauces correctos de discusión no tienen cabida en este Blog.

3) La política de moderación garantizará que sea acorde con los principios de pluralidad y -
respeto. No se tolerarán opiniones insultantes, xenófobas, racistas, homófobas, difamatorias o de cualquier otra índole que se consideren inaceptables.

4) Los mensajes publicitarios o sobre cuestiones no relacionadas con el tema de la entrada del Blog serán rechazados.

5) El Blog Los Viajes de Dora se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere
inadecuados.