Visita a Niort

marzo 23, 2018

Después de cerca de 600 kilómetros de coche, apetecía hacer una breve parada, estirar las piernas y pasear por una de esas villas francesas tan especiales, y en esta ocasión, la elegida fue la localidad de Niort. 

Capital del Departamento de Deux-Sèvres, sede de las principales mutuas de seguros francesas, Niort cuenta con un centro histórico acogedor y agradable, con calles peatonales comerciales por las que apetece pasear. 

Así que después de encontrar sin mucho problema donde aparcar en la Rue de Bessac, en el parking del mismo nombre, gratuito por cierto, empezamos a descubrir esta bella ciudad, que la verdad nos sorprendió gratamente. 

Nuestro primer punto en el mapa sería el Donjon o Torreón. Para ello cruzamos el río y justo frente a nosotros ya pudimos ver el famoso edificio. Asimismo, desde el puente a lo lejos también vislumbramos las torres de la iglesia de Saint-Andre que visitaríamos más tarde. 




Justo al lado del Donjon se encuentra la Oficina de Turismo en donde, como suele ser ya una rutina viajera, entramos para pedir un mapa de la localidad, a color y grande. El edificio es un mercado también de estilo Baltard. 



Al interior del torreón, no entramos todos, lo reconozco, cada vez me cuesta pagar cierta cantidad de dinero por ver un monumento cuando no creo que lo merezca y eso de que los minusválidos no tuvieran descuento o gratuidad no me gustó mucho. Entraron los chicos que al ser estudiantes era gratis y el fotógrafo del grupo. El resto les esperamos descansando un rato. 

El Donjon es un vestigio de la antigua fortaleza construida en el siglo XII por Enrique II Plantagenet y Ricardo Corazón de León. Está compuesto por dos torres cuadradas unidas por un cuerpo residencial del siglo XV y es uno de los torreones gemelos más bellos de Francia. Sus salas albergan un museo en el que se exponen colecciones de arqueología local y de artes y tradiciones populares. 










Mapa en mano, a la salida del torreón nos dispusimos a visitar las cuatro iglesias más importantes de Niort, empezando por la más lejana: la iglesia de Saint Hilaire. De camino vimos el Ayuntamiento, los jardines de la Breche y una curiosa escultura en forma de serpiente. Según la leyenda en el siglo XVIII una serpiente alada se dedicaba a matar a los habitantes de Niort hasta que un soldado se ofrecía a matarla. Consiguió asestarle un golpe mortal pero antes de morir, mató al soldado. 






La iglesia de Saint Hilaire se empezó a construir en 1862. En su fachada destaca la estatua de San Hilario que acoge a los todos los fieles que vienen a visitar la iglesia. Le rodean San Ambrosio a su derecha y San Atanasio a su izquierda. También destaca el medallón central con Cristo sentado y rodeado por los cuatro Evangelistas. 



En el interior destacan las vidrieras que representan escenas bíblicas; las pinturas de un pintor local, Louis Germain y el órgano fabricado en Nantes.






Volvimos sobre nuestros pasos hasta llegar a la iglesia de Notre-Dame del siglo XV. El edificio, completado en 1534, es de estilo gótico flamígero. En su interior de nuevo destacan las vidrieras. 



     




Seguimos paseando por las calles de la ciudad en dirección a la iglesia de Saint-André, a la que te costará llegar pues se encuentra encaramada en una de las dos colinas de la ciudad. La iglesia fue reconstruida entre 1855 y 1863 en estilo neogótico por el arquitecto Pierre-Théophile. De nuevo en su interior destacan las vidrieras y las pinturas. 


     




     



Bastante cansados ya, nos fuimos a buscar la última iglesia del mapa que nos quedaba por visitar. Nos costó bastante encontrar la entrada, pero al final la búsqueda valió la pena y mucho. Impresionante su interior. 

Destruida la iglesia original durante la Revolución francesa, la iglesia de Saint-Etienne-du-Port fue reconstruida a partir de 1893 en estilo neo-gótico según el arquitecto Alcide Boutaud. 

En la fachada, destaca el tímpano con un mosaico que representa a Cristo sentado, coronado sosteniendo un centro. 




El interior te dejará completamente anonadado. Impresionante, de color blanco con vidrieras por toda la única nave y un baldaquino coronado por un crucifijo y decorado con esculturas de los cuatro evangelistas y ángeles. 








Y con esta iglesia, dimos por terminada nuestra visita a Niort. En una hora más o menos llegábamos al hotel de Poitiers en el que íbamos a pernoctar en nuestro viaje a Disneyland París de Marzo de 2018. 

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

0 comentarios

Principios y normas de participación:

El Blog Los Viajes de Dora quiere favorecer la participación de todas las personas a través de sus comentarios, siempre bajo una exigencia de calidad que excluye insultos, descalificaciones y consideraciones no relacionadas con el tema en cuestión.

1) Son bienvenidos todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y la cali-
dad de este Blog.

2) La discrepancia y el contraste de pareceres son elementos básicos del debate. Los insul-
tos, ataques personales, descalificaciones o cualquier expresión o contenido que se aleje de los cauces correctos de discusión no tienen cabida en este Blog.

3) La política de moderación garantizará que sea acorde con los principios de pluralidad y -
respeto. No se tolerarán opiniones insultantes, xenófobas, racistas, homófobas, difamatorias o de cualquier otra índole que se consideren inaceptables.

4) Los mensajes publicitarios o sobre cuestiones no relacionadas con el tema de la entrada del Blog serán rechazados.

5) El Blog Los Viajes de Dora se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere
inadecuados.