Grand Place en Bruselas

agosto 03, 2017

La Grand Place es la plaza central de Bruselas. Está considerada una de las más bellas del mundo y fue inscrita en 1998 en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Ha sido escenario de numerosos acontecimientos de todo tiipo. Por ejemplo en 1523, los primeros mártires protestantes, Henri Voes y Jean Van Eschen fueron quemados por la Inquisición en la plaza. Cuarenta años más tarde, fueron decapitados el conde de Egmont y el conde de Horn.

En agosto de 1695, durante la Guerra de la Liga de Augsburgo, la mayor parte de las casas, la mayoría todavía de madera, fueron destruidas durante el bombardeo de Bruselas por las tropas francesas. Solo la fachada y torre del ayuntamiento y algunos muros de piedra resistieron. Las casas que rodeaban la plaza fueron reconstruidas en piedra por los distintos gremios. 


Vayamos ahora poco a poco escudriñando los edificios de esta impresionante plaza. 

El Ayuntamiento.

La emblemática casa consistorial de Bruselas, que preside la plaza desde los 96 metros de altura de su torre, ha sufrido numerosas rehabilitaciones. En lo alto de la torre se alza una estatua de cinco metros que representa a san Miguel y que se restauró en 1996. El proceso de construcción del edificio se concentró en tres etapas sucesivas de ampliación y embellecimiento: primero se erigió el ala izquierda con su torres esquinera, a continuación el ala derecha, y finalmente la aguja que se terminó en 1455. 

De las esculturas que decoran la fachada, únicamente son originales los tres capiteles historiados situados en la planta baja del ala derecha y las ocho estatuas de profetas alojadas en el arco de la puerta de la torre. La Maison du Roi, que alberga el museo de la ciudad, exhibe las piezas originales en sus salas. 


     

     

Maison du Roi.

Justo frente al Ayuntamiento. Aquí se ubicó inicialmente el mercado del pan, lo que explica que el edificio se conozca aún hoy como Broodhuis (casa del pan) en neerlandés. En el siglo XVI, al abandonarla el gremio de panaderos, la casa se reconvirtió en un edificio público frecuentado por representantes del poder. Bautizada en origen con el nombre de Casa del Duque, posteriormente pasó a denominarse Casa del Rey. La construcción actual, que alberga el Museo Municipal y el famoso guardarropa del Manneken-Pis, data del siglo XIX. 


     

     

A su derecha se alzan de derecha a izquierda las siguientes casas; El Yelmo, El pavo Real, El zorrito, El samaritano, El roble, Santa Bárbara y el Asno. 

Si seguimos a la derecha, se encuentran las siguientes casas. 

Casa de los Panaderos o El Rey de España, este edificio se construyó en el emplazamiento de la que fuera casa solariega de los t'Serhuyghs.

La Carretilla, aquí tuvieron su centro de reunión los mantequeros, que comerciaban con productos lácteos y aves de corral. Su fachada data de mediados del siglo XVII. 

El saco, carpinteros, ebanistas y toneleros fueron los inquilinos de este edificio construido en 1664, cuya fachada de piedra logró resistir indemne el bombardeo de 1695.

La loba, esta casa, que perteneció a la cofradía de los arqueros de San Sebastián, fue pasto de las llamas en 1690. Cinco años después, apenas finalizada su rehabilitación, sucumbió al bombardeo de los franceses. 

El cuerpo, el diseño de este edificio, que fue sede del gremio de barqueros, llea la firma de Antoine Pastorana, ebanista y artífice de Le Sac. 

El zorro, reconstruida en 1699, fue el centro de reunión de los merceros, corporación gremial que agrupaba distintos ramos del pequeño comercio. 


     

     

Al otro lado del Ayuntamiento, tenemos las siguientes casas. 

La estrella, esta casa fue derruida en 1853, con motivo del ensanchamiento de la Rue de l'Etoile. en 1863, el arquitecto Wynand Janssens propuso reconstruirla sin la planta baja para así preservar la imagen de la plaza y en 1897, el burgomaestre Buls llevó la idea a la práctica. 

El cisne, en el siglo XIX, Le Cygne se convirtió en centro de reunión habitual de jóvenes progresistas como Karl Marx y Friedrich Engels. Bajó su techo se fundó, en 1885, el partido obrero belga. 

El árbol de oro, hoy día este edificio, antigua sede del gremio de cerveceros, alberga un museo dedicado a este oficio. 

La rosa, el monte Tabor y los tres colores son hoy día residencias privadas. 





A continuación, encontramos un conjunto de siete casas agrupadas tras una única fachada que debe su nombre a los bustos que la adornan, de ahí el nombre de casa de los duques de Brabante. Cuando se reconstruyó la plaza, tras el bombardeo de 1695, fue el proyecto más moderno y más acorde con las ideas del joven gobernador general Maximiliano Ii Manuel de Baviera. 



La última parte de casas, justo a la izquierda de la Casa del Rey son las siguientes. 

El ciervo o la cometa, casa que perteneció al arquitecto Gilles van den Eynde. 

Joseph y Anna, casa doble que fue propiedad particular. 

El ángel, el dueño de esta casa, Jean de Vos era comerciante de porcelanas. 

La chalupa de oro o Casa de los sastres, que sustituye a las casas que en origen pertenecieron al gremio de los sastres y que fueron bombardeadas en 1695.

La paloma, que fue sede del gremio de pintores hasta 1695. Ante la imposibilidad de costear su reconstrucción, la corporación fue autorizada a vender la parcela al arquitecto Pierre Simon. Más tarde, bajo su techo hallaría cobijo Víctor Hugo, exiliado en Bruselas. 

Las armas de Brabante, tras el bombardeo, este edificio fue adquirido por Corneille Mombaerts, propietario de una fábrica de cerámica. 



Nuestro consejo, dedicad un buen rato a admirar cada una de las casas y disfrutar de esta preciosa plaza, que por su belleza es Patrimonio de la UNESCO. A pesar de la multitud, que la habrá, gracias a su amplitud, podrás escudriñar cada rincón de la misma. Y si tienes la fortuna de visitar Bruselas en los años pares en Agosto, podrás ver la hermosa alfombra floral a modo de tapiz en su suelo. 

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

0 comentarios

Principios y normas de participación:

El Blog Los Viajes de Dora quiere favorecer la participación de todas las personas a través de sus comentarios, siempre bajo una exigencia de calidad que excluye insultos, descalificaciones y consideraciones no relacionadas con el tema en cuestión.

1) Son bienvenidos todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y la cali-
dad de este Blog.

2) La discrepancia y el contraste de pareceres son elementos básicos del debate. Los insul-
tos, ataques personales, descalificaciones o cualquier expresión o contenido que se aleje de los cauces correctos de discusión no tienen cabida en este Blog.

3) La política de moderación garantizará que sea acorde con los principios de pluralidad y -
respeto. No se tolerarán opiniones insultantes, xenófobas, racistas, homófobas, difamatorias o de cualquier otra índole que se consideren inaceptables.

4) Los mensajes publicitarios o sobre cuestiones no relacionadas con el tema de la entrada del Blog serán rechazados.

5) El Blog Los Viajes de Dora se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere
inadecuados.