Gofres, mejillones, frites y MAGIA - Día 1

agosto 01, 2017

Unos días después de nuestra vuelta a casa, y una vez que tenemos ya toda la ropa lavada y planchada (y no ha sido poca), empezamos a contaros lo que dio de sí nuestro viaje de Agosto 2017, que nos llevó hasta Bélgica donde visitamos Bruselas, Brujas, Gante, Malinas, Dinant y Amberes (lástima que por un atasco no pudimos ir a Lovaina), y terminó en un breve paseo por San Sebastián, con parada intermedia en nuestro querido Disneyland París para celebrar con Mickey y sus amigos el 25º aniversario del parque. 

Todo empezó un 1 de agosto temprano, muy temprano. Parada intermedia en Poitiers, para visitar el parque tecnológico de Futuroscope, en nuestra segunda visita (la primera vez fue hace 7 años ya).


Madrugar tanto es una paliza pero al mismo tiempo te permite llegar a Vitoria sin atasco, aunque fuera 1 de agosto. 



Breve parada para desayunar antes de cruzar la frontera en un Autogrill a la altura de Itziar. Nos supo a gloria ese café, sobre todo para los valientes conductores. 



Cruzamos la frontera y nos adentramos ya en Francia. Hasta Poitiers aún nos quedan unas 5 horas de carretera pero qué gusto conducir por las autopistas francesas. Son de pago, hay que reconocerlo pero prácticamente son una línea recta sin curvas y afortunadamente no encontramos nada de atasco, y es que odiamos los atascos en Nuestros viajes por Europa, jejeje





Se nos está dando tan bien el viaje que pasamos incluso la Rocade de Burdeos sin muchos problemas, así que al final hacemos parada para comer en el Aire de St. Leger, a tan solo una hora y media ya del hotel. Las áreas de servicio francesas son impresionantes, en esta tenemos un Burger King (cosa que mis hijos agradecen) y un Paul para comer. Los dos pequeños (por decir algo) se decantan por una hamburguesa, el resto un bocadillo de Paul, muy rico la verdad. Tampoco es que tengamos mucha hambre porque llevamos desde las 4 de la mañana en el coche sentados. 







     

Para que el viaje no se nos hiciera tan pesado y pudiéramos empezar a disfrutar de lo que más nos gusta: conocer nuevos lugares, hicimos una breve parada en el pueblo de Saint-Jean-d'Angély. Fue un paseo corto, bien es verdad que el pueblo no da más de sí, pero al menos estiramos un poco las piernas que ya había ganas. Visitamos la iglesia de la Abadía Real (no las torres porque no hubo manera de encontrar la entrada jejeje) y la Torre del Reloj y sobre todo disfrutamos de la tranquilidad de un pueblecito francés que parecía anclado en la época de la Segunda Guerra Mundial. 




     

     









Como el viaje se nos ha dado bastante bien y a pesar del cansancio, seguimos con la ruta planificada y nos acercamos a la Iglesia de San Pedro en Aulnay de Saintonge, una joya del románico de Poitou, y Patrimonio Mundial de la UNESCO. 





´
Último trayecto hasta el hotel Premiere Classe de Futuroscope. Qué nervios y qué emoción.



Con la ayuda inestimable del Tom Tom (no sé qué haríamos sin él), llegamos ya al hotel en el que vamos a estar hospedados dos noches. Check-in perfecto, muy agradables en recepción, y al final decidimos pagar el desayuno del día siguiente para así llegar ya a Futuroscope y empezar a disfrutar del parque. 

La habitación no es gran cosa, pero por el precio, no se puede pedir más. Además está limpio, el wifi funciona perfectamente y la ubicación es perfecta para visitar Futuroscope. 



     



Muy cerca del hotel se encuentra un Buffalo Grill, y ya que hemos comido de bocata, decidimos cenar allí. Así que preparamos el coche para los 7 fantásticos y llegamos al restaurante. No nos disgustó, tenían varios menús de distintos precios, de hamburguesa, o fish and chips, o pollo. Y además, te dan de entrada una mini ensalada a cada comensal. 








Para ser el primer día, habíamos sabido exprimirlo al máximo. Casi 18 horas despiertos, al pie del cañón, y casi 1000 km de carretera. Hora de ir a dormir, al día siguiente no esperaba Futuroscope. 

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

0 comentarios

Principios y normas de participación:

El Blog Los Viajes de Dora quiere favorecer la participación de todas las personas a través de sus comentarios, siempre bajo una exigencia de calidad que excluye insultos, descalificaciones y consideraciones no relacionadas con el tema en cuestión.

1) Son bienvenidos todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y la cali-
dad de este Blog.

2) La discrepancia y el contraste de pareceres son elementos básicos del debate. Los insul-
tos, ataques personales, descalificaciones o cualquier expresión o contenido que se aleje de los cauces correctos de discusión no tienen cabida en este Blog.

3) La política de moderación garantizará que sea acorde con los principios de pluralidad y -
respeto. No se tolerarán opiniones insultantes, xenófobas, racistas, homófobas, difamatorias o de cualquier otra índole que se consideren inaceptables.

4) Los mensajes publicitarios o sobre cuestiones no relacionadas con el tema de la entrada del Blog serán rechazados.

5) El Blog Los Viajes de Dora se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere
inadecuados.