Visita a Burdeos

julio 02, 2009

Un repaso por los monumentos y lugares más destacables de la ciudad francesa de Burdeos, que visitamos en Julio de 2009 en nuestro viaje a Disneyland París. Aunque no dispusimos de mucha tiempo para dedicarlo a la ciudad, aprovechamos toda la tarde para visitar los algunos de los lugares más emblemáticos de la misma. ¿Os venís?

La ciudad tiene una activa vida económica actualmente, basada en sus actividades agrarias, industriales y de transporte y comercio.

Estuvimos hospedados en el hotel Residhotel Galerie Tatry, situado muy cerca del centro de la ciudad de Burdeos. Reservamos una habitación cuádruple con cocina, para así poder cenar en el propio hotel una vez visitáramos la ciudad. Desde el mismo para dirigirnos al centro de la ciudad pudimos coger el tranvía, aunque también nos decantamos por nuestro propio coche, el cual aparcamos en uno de los parkings Vincit del centro de la ciudad. Lógicamente, disponíamos de un navegador para no perdernos por la ciudad.

Torre de Pey-Berland

Pey Berland (1375-1458), hijo de un campesino acomodado, fue uno de los grandes arzobispos de Burdeos. Durante su episcopado fundó la universidad de Burdeos e hizo embellecer la catedral de Saint-André. La construcción de la torre-campanario comenzó en 1440, separada de la catedral para preservar su estructura de la oscilación de las campanas.

La base, con muros ciegos, no está decorada. Originalmente, el único acceso era la puerta de la caja de escalera, acondicionada en el contrafuerte noroeste. La gran abertura en arco apuntado en la cara norte fue perforada en el siglo XIX para introducir las nuevas campanas. En el segundo nivel se observa al norte y al este una decoración con arquerías ciegas con tracería del gótico flamígero. En las otras caras tomaban apoyo viviendas destruidas en el siglo XIX. También se observa que los contrafuertes se afinan y están decorados con pináculos. En el tercer nivel, los vanos geminados señalan la sala de las campanas. Estas grandes ventanas con una decoración radiante están equipadas con tornavoces de madera.

La aguja octogonal, coronada por la estatua de Notre-Dame de Aquitaine, forma el cuarto nivel. Rodeada por dos galerías, ofrece el panorama más alto de Burdeos.


Notre-Dame de Aquitaine es una obra monumental de cobre, de 6 metros de altura y un peso de 1,3 toneladas, realizada por el maestro orfebre parisino Alexandre Chertier. La Virgen lleva por un lado al Niño Jesús que acaricia a una paloma y por el otro un flore de lis. orientada en dirección a Medoc, mira hacia la aldea de Saint Raphael, en Avensan, donde nació Pey Berland.


      










Catedral de Saint-André

Desde el principio, la catedral fue implantada en el ángulo suroeste de la muralla galorromana, cerca del palacio episcopal, que actualmente es el ayuntamiento. Esta situación explica la ausencia del gran pórtico occidental característico de las catedrales góticas. En Saint-André, la entrada principal sigue estando abierta al norte. Por otra parte, unas recientes excavaciones arqueológicas han desvelado los vestigios de la entrada monumental de la catedral románica: una torre-porche sustituida hacia 1330 por el actual Pórtico de las Agujas.

La catedral adopta los cánones del gótico de los grandes edificios del norte de Francia entre el siglo  XIII y mediados del XIV.


      

      

      





Las partes más antiguas de la catedral pertenecen al siglo XI, pero la mayor parte del trabajo es posterior, de un gótico clásico. El Juicio Final, en la Puerta Real es interesante.


      


En este templo se celebraron las nupcias entre Leonor de Aquitania y Luis VIII. La pareja no funcionó bien y hubo divorcio. Pocos meses más tarde Leonor se casó con Enrique Plantagenêt, donde de Anjou. Esto fue un fracaso para el poder real francés, pues el recién casado heredó poco después la corona inglesa, y se originó un durísimo periodo de enfrentamiento.


      

      






     

     










Algunas fotos más de la plaza de Pey-Berland donde se encuentra la catedral y la torre antes visitadas.



Puerta Dijeaux. Es la puerta que da sobre la plaza Gambetta, detrás del ayuntamiento de la ciudad. Es  una puerta monumental que se construyó durante la gran época de renovaciones del marqués de Tourny, a mediados del siglo XVIII. La puerta se terminó en 1748, luego se colocaron los edificios alrededor. Era la puerta de la tercera muralla de la ciudad, después de dos expansiones del corazón medieval de Bordeaux.


Plaza Gambetta. Magníficamente ajardinada con su vegetación y sus pequeños estanques, ofrece a los turistas y a los fanáticos del shopping, un agradable descanso y  una vista encantadora, en un barrio que puede considerarse el centro de la ciudad.


Gran Teatro de Burdeos

Es considerado por muchos el más importante de toda Francia, en lo que va desde el siglo XVIII a esta parte. Su arquitectura es una verdadera innovación en muchos aspectos. Su inmenso pórtico está compuesto de doce columnas corintias, que realzan una fachada neoclásica de por sí imponente.

Desde las alturas, nos observan las Nueve Musas y las Tres Gracias. El total de doce estatuas, de pie sobre el entablamento, compone una visión celestial. Se trata en verdad de un impresionante diseño arquitectónico, que surgió de la mente de un genio de aquella época.

Victor Louis, quien ideó esta maravilla del diseño urbano, fue el justo ganador del Prix de Rome en 1755. Nueve años más tarde, el Gran Teatro de Burdeos se transformaría en una de sus obras maestras más recordadas, sucedida por el Palais Royal de París, otra muestra de su indiscutible talento.

En 1780, el Gran Teatro se inaugura con todas las pompas. En 1789, el ballet La fille Mal Gardée fue premiado, en aquel mismo escenario. Acontecimientos de esta envergadura pusieron los ojos de toda Francia en Burdeos y en su aspecto artístico, que hoy resulta claramente tributario de los éxitos representados por este espléndido monumento.

En 1991, una restauración devolvió al Gran Teatro sus originales y vivos colores azul y dorado. Afortunadamente, ningún daño ha sido causado sobre esta maravilla de la arquitectura, que hoy se honra en ser la ópera más antigua de Europa que no requirió trabajos de reconstrucción.


     


Bajando por la Rue Esprit des Lois, pudimos admirar la belleza y majestuosidad de Burdeos.



Llegamos a la Explanada de Quinconces. Fue construida en 1818 y es la plaza más grande de Francia con 126.00 metros cuadrados.

Está presidida por el monumento a los Girondinos de 1895, que tiene 43 m. de altura y en su parte superior hay una estatua de bronce que representa la Libertad, rompiendo las cadenas de la opresión.

También tiene dos excelentes fuentes de bronce, dedicadas a la República y la Concordia.

En los laterales de la explanada hay dos estatuas: Montaigne y Montesquieu.

      




Para terminar nuestra visita relámpago a la ciudad de Burdeos, nos acercamos por la Quai de la Douane hasta la famosa Plaza de la Bolsa. Por el recorrido pudimos ver el imponente río Garona en cuya desembocadura se encuentra Burdeos.





Plaza de la Bolsa

En 1728, el proyecto de reconstrucción de la nueva Plaza Real se encargó al arquitecto Jacques Gabirel.

Tres partes de estilo versaillés forman el conjunto que rodea la plaza, que se construyó siguiendo el modelo de la Plaza Vendôme en París. Al principio, albergaba una estatua de Luis XV, sin embargo, durante la revolución se quitó y se fundió. El lugar donde se hallaba la fuentes se sustituyó por la fuente de las Tres Gracias en 1869.

Esta plaza tiene vista directa sobre el Garona, dedicada al rey Luis XV. Actualmente, se han instalado varios consulados, además de la Cámara de Comercio y la Bolsa.




Por desgracia, nos dispusimos de más tiempo para seguir visitando Burdeos, el cansancio después de 10 horas de coche iba pasando factura. De todas formas, en otro post haré un repaso sobre aquellos otros lugares de interés de esta hermosa ciudad.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

0 comentarios

Principios y normas de participación:

El Blog Los Viajes de Dora quiere favorecer la participación de todas las personas a través de sus comentarios, siempre bajo una exigencia de calidad que excluye insultos, descalificaciones y consideraciones no relacionadas con el tema en cuestión.

1) Son bienvenidos todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y la cali-
dad de este Blog.

2) La discrepancia y el contraste de pareceres son elementos básicos del debate. Los insul-
tos, ataques personales, descalificaciones o cualquier expresión o contenido que se aleje de los cauces correctos de discusión no tienen cabida en este Blog.

3) La política de moderación garantizará que sea acorde con los principios de pluralidad y -
respeto. No se tolerarán opiniones insultantes, xenófobas, racistas, homófobas, difamatorias o de cualquier otra índole que se consideren inaceptables.

4) Los mensajes publicitarios o sobre cuestiones no relacionadas con el tema de la entrada del Blog serán rechazados.

5) El Blog Los Viajes de Dora se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere
inadecuados.