Restaurante Villacazorla en Villaviciosa de Odón

noviembre 01, 2019

Llegar el mes de Noviembre y tener unas cuantas celebraciones a la vista es todo un ritual para nosotros. Así que aprovechamos las reuniones familiares para descubrir nuevos restaurantes por Madrid. Algunos acaban en el olvido, otros se convierten en nuestros preferidos y unos pocos te dejan una sensación agridulce, y eso mismo es lo que nos ha pasado con el Restaurante Villacazorla en la Urbanización El Castillo en Villaviciosa de Odón. 

Habíamos reservado mesa por email a través de su página web para 9 personas a las 14:00 horas. Sin problema cuando llegamos. Además, tuvimos la fortuna de encontrar aparcamiento justo frente al restaurante. Está ubicado en la Urbanización El Castillo en Villaviciosa de Odón, una zona con todos los edificios chalets independientes, así que se puede aparcar con facilidad, si no es justo enfrente, como tuvimos la fortuna nosotros, un poco más adelante a la derecha hay sitio para aparcar. 

Por email habíamos concretado que íbamos a tomar el menú de grupos que consiste en unos primeros a elegir de entrantes (dependiendo del número de entrantes que elijas, así el precio). En nuestro caso elegimos pedir 3 entrantes ya que éramos ocho comensales, pues el pequeño de la casa tomó menú de niños. El precio del menú con tres entrantes era de 32 euros. También tienen un menú a 23, otro a 26 y por último un menú degustación algo más caro a 37 euros. 


     




Como podéis ver en las fotos nos ubicaron en una especie de terraza cerrada. Muy tranquilo, además el restaurante no se llenó, tan solo unas 5 mesas. 

De entrantes elegimos la parrillada de verduras, los langostinos a la plancha y el surtido de ibéricos. No sabíamos muy bien cuántos platos nos iban a poner por las 8 personas que éramos. Al final nos pusieron tres platos de verduras, tres de ibéricos y dos de langostinos, así que de entrantes sí que acabamos bien llenos. 




De segundo, 4 de nosotros pedimos el arroz con bogavante que estaba bueno porque no estaba salado pero sí con sabor pero para mi gusto, un poco frío. La verdad es que no sobró nada pero nos dio para repetir y más de una vez y además tuvimos ayuda de otros comensales. 


Otros tres comensales se pidieron la carne a la piedra y fue todo un acierto. Tal vez echamos en falta algunas patatas de acompañamiento. El peque también comió carne y estaba francamente muy suave.



Y la abuela se pidió una lubina. Le trajeron un buen plato y a tenor de lo bien que comió (aunque se llevó la mitad a casa) seguro que estaba buenísima. 


Os preguntaréis entonces por qué el sabor agridulce. Para empezar, al principio nos sirvieron los entrantes con celeridad pero tardaron una eternidad en traer la lubina. Después les tuvimos que pedir repetidas veces que nos trajeran agua y a veces su respuesta no era muy agradable. 

El peque pidió el menú de niño que por email me habían dicho que consistía en embutido, croquetas y pechuga a la plancha o secreto ibérico. Las croquetas no aparecieron en el plato. Menos mal que el pobre comió un montón de carne. 

El postre fue una fuente con postres variados que también resultaba muy apetecible.


Y a partir de aquí fue un sin parar de decepciones. Pedimos café y después de esperar un buen rato nos dijeron que la máquina no les funcionaba. Nos trajeron un chupito a cuenta de la casa y les pedimos crema de orujo y licor de manzana sin alcohol. Pues bien, nos lo trajeron con alcohol y al parecer no les sentó muy bien que no lo quisiéramos tomar. Cuando ya nos trajeron el licor sin alcohol, ni nos echaron hielo. 

Y la guinda del pastel fue a la hora de pagar. Por internet en su página web y por email, me comentaron que con el menú de grupos te hacían un 10% si reservabas por email. De hecho en uno de los mensajes me lo decían expresamente. Pues bien, no nos hicieron ese 10%. Reclamamos y nos dijeron que ese descuento no se hacía en el menú de grupos, al enseñarles el email, tuvieron que hacérnoslo pero nos contaron que es que la página web y el correo se lo llevaba una empresa independiente y que no les comunicaban los descuentos con los que llegaban a un acuerdo con las personas que iban al restaurante. Bueno, digamos que podría ser creíble, raro, pero creíble. Pero cuando salimos a la calle al terminar, vimos que en el cartel de la entrada sí que ponen claramente que se hacen un 10% de descuento en el menú de grupos, así que ya no tenemos tan claro qué es lo que había pasado. De hecho, hoy ojeando el menú que me mandaron por correo veo que aparte del vino (una botella por cada dos personas) entraban dos refrescos por persona y a nosotros nos los cobraron. Así que evidentemente, si bien la comida estaba bien preparada y fue una gran cantidad, la sensación agridulce que nos ha dejado el restaurante es para no volver. Seguiremos buscando. 

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

0 comentarios

Principios y normas de participación:

El Blog Los Viajes de Dora quiere favorecer la participación de todas las personas a través de sus comentarios, siempre bajo una exigencia de calidad que excluye insultos, descalificaciones y consideraciones no relacionadas con el tema en cuestión.

1) Son bienvenidos todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y la cali-
dad de este Blog.

2) La discrepancia y el contraste de pareceres son elementos básicos del debate. Los insul-
tos, ataques personales, descalificaciones o cualquier expresión o contenido que se aleje de los cauces correctos de discusión no tienen cabida en este Blog.

3) La política de moderación garantizará que sea acorde con los principios de pluralidad y -
respeto. No se tolerarán opiniones insultantes, xenófobas, racistas, homófobas, difamatorias o de cualquier otra índole que se consideren inaceptables.

4) Los mensajes publicitarios o sobre cuestiones no relacionadas con el tema de la entrada del Blog serán rechazados.

5) El Blog Los Viajes de Dora se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere
inadecuados.