Parque Arqueológico de Carranque

marzo 30, 2019

Una preciosa tarde primaveral y libres de enanos han sido las dos excusas perfectas para acercarnos al Parque Arqueológico de Carranque. De nuevo uno de esos lugares a tan solo unos 30 minutos de casa que por miles razones no acabas de visitar. 

El yacimiento se encuentra a unos 5 kilómetros de la localidad de Carranque con una buena carretera para llegar y un aparcamiento no muy extenso pero lo suficiente para el día de hoy. Desde el aparcamiento hasta el yacimiento tienes que ir andando un par de kilómetros cruzando el río Guadarrama por un precioso puente. 

     




Una vez accedes a las dependencias del parque arqueológico, recoges los tickets precio pago de la entrada (5 euros la normal) y puedes ver un video de introducción al parque. Además hay una sala en la que tienen maquetas de los mosaicos y del yacimiento.



Lo más destacable del yacimiento son los mosaicos de la casa de Materno, pero en primer lugar llegarás al edificio palacial. Este imponente edificio destaca por su poderosa arquitectura, su sólida construcción y por la espléndida decoración marmórea que tuvo en su origen. De esta decoración nos quedan unas columnas visibles, extraídas de las canteras de Afyon, en el interior de Anatolia, y realizadas en un único bloque y transportadas miles de kilómetros por mar y tierra hasta su definitiva colocación en el edificio. 

Tras su primer uso civil, parte del edificio tardorromano fue transformado durante el periodo visigodo en una iglesia. Se han documentado más de un centenar de tumbas que formaron parte de la amplia necrópolis que surgió en torno a este edificio religioso. 

El espacio que había ocupado el edificio palacial romano se mantuvo ocupado también en época islámica. Esta presencia se ve reflejada en una inscripción en árabe realizada sobre uno de los fustes del antiguo edificio tardorroman. 

Durante la época medieval cristiana se advierte una nueva actividad constructiva sobre parte del edificio palacial con la instalación de la iglesia de Santa María en torno a la cual surgió una nueva necrópolis. Ya en época moderna, la construcción tardorromana todavía era lo suficientemente sólida como para acoger una pequeña ermita, la de Santa María de Abajo, que se mantuvo en pie hasta inicios del siglo XX. 








El siguiente punto en la visita es el edificio funerario o mausoleo, que debió acoger los restos del propietario de la villa y su familia. Se trata de una sólida construcción de planta rectangular con el ábside orientado al este. En su interior pudieron estar ubicados los restos de alguno de los miembros de la familia propietaria de la villa. 



Por último llegarás a un edificio en cuyo interior se encuentra la villa roma de Materno. Las villas fueron unidades básicas de explotación agropecuaria que los romanos expandieron por todas las regiones integradas en su Imperio. 

El origen de la villa romana de Carranque se sitúa en el periodo altoimperial en un momento aún por determinar. De la primitiva ocupación se han conservado, en distintos puntos del yacimiento, algunas estructuras murarias y materiales cerámicos y numismáticos que permiten otorgar cierta entidad a esta primera villa hasta ahora apenas conocida. A finales del siglo III d.C. o inicios del siglo IV d.C. se produjeron importantes cambios en este asentamiento, al construirse dependencias para la elaboración de aceite y vino, con espacios para la molienda de la aceituna, el prensado de la pasta de oliva, depósitos para la recogida y decantación del aceite, así como zonas de pisa de la uva y depósitos para el almacenaje del mosto. 

Se desconoce el nombre del dueño de esta villa, posiblemente algún antepasado de un tal Materno. Este nombre aparece en un epígrafe sobre el umbral de una de las habitaciones de la villa. 

La villa se fecha a finales del siglo IV d.C. y fue íntegramente excavada en la década de los 80 del siglo pasado. Sigue los modelos de las casas señoriales romanas organizadas en función de un espacio ajardinado central -peristilo- circundado por amplios corredores pavimentados también con mosaicos y al que, como fuente de luz y aire fresco, se abren la mayor parte de habitaciones de la residencia. 


Con la fachada principal orientada hacia el este donde discurre el curso del río Guadarrama, una vez traspasado el pórtico, se accedía a un vestíbulo pavimentado con un mosaico circular en el que se representaba una arquería que deja entrever una naturaleza esquemática y en cuyo centro pudo estar representada la cabeza de medusa como elemento protector de la vivienda y sus moradores. 


De la planta de la vivienda destacan, por sus dimensiones, posición preeminente y rica decoración dos estancias: el comedor (triclinium) y el salón de recepción (oecus).

El triclinium fue uno de los espacios de la casa en el que el dominus Materno escenificaba su alta posición social ante amigos, invitados y clientes a través de los banquetes que debió celebrar en su interior. El mosaico del comedor representa la muerte de Adonis. Marte, el dios de la guerra, celoso del gran amor entre el bello Adonis y la diosa Venus, le envía la muerte en forma de jabalí. 



En el eje oeste de la vivienda se sitúa el oecus, salón principal de recepción que cumplió un importante papel en la vida pública de la familia como vehículo de expresión del estatus social del dominus. Esta amplia estancia, en la que Materno recibiría a los amigos e invitados, destaca por su localización privilegiada en la vivienda, su planta circular inscrita en un cuadrado, la presencia de calefacción bajo su pavimento y la escena representada en el mosaico inspirada en un pasaje de la Iliada - Ulises en el momento de devovler a Aquiles a su querida esclava Briseida - y a través del cual Materno ponía también de manifiesto su conocimiento de las raíces de la cultura grecolatina. 



Frente a este salón se abría una pequeña fuente decorada con un mosaico con la representación de Océano inmerso en un contexto de ribera fluvial.



El resto de estancias que componen la casa de Materno tuvieron distintas funciones no siempre fáciles de reconocer. Destacan los dormitorios y las salas de estar pavimentadas con mosaicos de elementos geométricos, además de la cocina y otras dependencias cuyos usos aún no se han podido determinar. 







     








El Parque Arqueológico Carranque abre de miércoles a domingo de 10:00 a 14:00, aunque en horario de verano también abre los sábados hasta las 18:00 horas. Tarifas: 5€ la general, y 3€ la reducida. 

Para mi gusto, los mosaicos parecían llenos de polvo, sin vida, sin color, pero sin duda la visita a esta villa es muy didáctica, y además hay que destacar su cercanía a la capital. 

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

0 comentarios

Principios y normas de participación:

El Blog Los Viajes de Dora quiere favorecer la participación de todas las personas a través de sus comentarios, siempre bajo una exigencia de calidad que excluye insultos, descalificaciones y consideraciones no relacionadas con el tema en cuestión.

1) Son bienvenidos todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y la cali-
dad de este Blog.

2) La discrepancia y el contraste de pareceres son elementos básicos del debate. Los insul-
tos, ataques personales, descalificaciones o cualquier expresión o contenido que se aleje de los cauces correctos de discusión no tienen cabida en este Blog.

3) La política de moderación garantizará que sea acorde con los principios de pluralidad y -
respeto. No se tolerarán opiniones insultantes, xenófobas, racistas, homófobas, difamatorias o de cualquier otra índole que se consideren inaceptables.

4) Los mensajes publicitarios o sobre cuestiones no relacionadas con el tema de la entrada del Blog serán rechazados.

5) El Blog Los Viajes de Dora se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere
inadecuados.