Recinto Monumental de La Alcazaba en Antequera

octubre 09, 2015

Sobre unas antiguas construcciones de lo que fue la Anticaria romana y visigoda se asentaron los musulmanes a mediados del siglo VIII. Durante estos primeros momentos el enclave antequerano era un hisn o fortaleza-refugio y tuvo poca relevancia hasta la caída y desamantelamiento de las ciudades próximas que apoyaron la revuelta de Umar Ibn Hafsún, a finales del siglo IX y principios del X d.C.

Será con la proclamación del Califato cuando Antequera se convertiría en una fortaleza estatal, un núcleo de pacificación, que concentró a los habitantes de las poblaciones rebeldes. En Antequera se construyó un primer recinto defensivo que discurría por la corona del cerro calizo.

Durante el periodo de los reinos de Taifas Antequera fue sometida por el reino Hammudía de Málaga, pero pronto Granada ocupó esta taifa y la población pasó entonces al dominio de los ziríes granadinos.

La debilidad de los reinos de Taifas provocó que, en primer lugar los almorávides y posteriormente los almohades decidieran tomar las riendas del poder en Al-Andalus. La investigación arqueológica nos revela un momento de expansión de Madinat Antaqira, de hecho es cuando se levantan los dos anillos de murallas que hoy podemos contemplar.

Los nuevos tramos de las murallas y las nuevas torres se construyen mediante tapial y el exterior se revocó con enlucido muy fino de cal. El estuche de piedra se añadió un siglo después.

Durante el siglo XIII, bajo el dominio de los Nazaríes de Granada, el avance de las tropas cristianas impuso cambios en la ordenación y defensas de la ciudad, que en estos momentos conoció su etapa más esplendorosa bajo el dominio musulmán, acompañado de un incremento importante de población.

Estas murallas frenaron el intento de Pedro I de conquistar la ciudad en 1361. Este hecho obligó a reforzar de nuevo el recinto murado de la madina. Las principales obras de refuerzo de la cerca consistieron en el revestimiento de forro de mampuesto en toda la muralla, la construcción de la barbacana, la edificación de una coracha y la reedificación de la Puerta de Málaga que pertenece al programa de puertas de Justicia emprendido por Muhammad V.

Queda claro que con esta fortaleza, con sus reconstrucciones y ampliaciones era realmente fuerte y difícil de conquistar, de manera que la toma de Antequera en 1410, tras cinco meses de asedio, tuvo especial resonancia entre los castellanos, llegando a considerarse el más honroso triunfo que las armas cristianas lograron desde la batalla del Salado hasta la rendición de Granada. Y ello no sólo por la importancia de la villa conquistada y su valor estratégico, sino también por la heroica resistencia de sus habitantes y los malogrados esfuerzos militares y diplomáticos que los granadinos hicieron para levantar el cerco.

Los cronistas sitúan por el mes de marzo de 1410 cuando el infante Don Fernando pronunciara la tan famosa frase "Sálganos el sol por Antequera y ... sea lo que Dios quiera", dando así comienzo la toma de la ciudad. El hecho de que a un rey de Aragón se le conozca en la Historia con el sobrenombre de "El de Antequera", ganada como Infante de Castilla, deja muy clara la importancia que tuvo para la continuación de la conquista de Granada la toma de esa plaza.



Recorrido de la visita

1. Puerta cristiana de la Alcazaba. Acceso reedificado a principios del siglo XIV, reduciendo la superficie del recinto original. Delimita los nuevos espacios del poder civil y militar (residencia del alcaide) y del religioso (Parroquia de San Salvador).


2. Patio de armas. Amplio espacio rectangular destinado en origen al acuartelamiento de la tropa, que se sitúa al pie de las torres del Homenaje y Blanca.



3. Mazmorra. Prisión excavada en la roca del subsuelo. Tiene unos 6 metros de profundidad por 3 metros de ancho.



4. Torre del Homenaje, de las Cinco Esquinas o de Papabellotas. Remodelada en época nazarí, se trata de una gran estructura en planta de L que configura el ángulo NO de la Alcazaba y que tiene unas medidas generales de planta de 17,26 x 17,44 y 17,08 m. de alto. Este volumen configura una mole solo superado en el mundo andalusí por la Calahorra de Gibraltar. Está macizada hasta el nivel del adarve de la muralla.








La organización interior de su única planta útil queda solucionada mediante tres grandes estancias cubiertas por bóvedas esquifadas con espejo, dispuestas alrededor de un espacio central que se techaba en origen con forjados de madera, ahora desaparecidos. A partir de este núcleo arranca una escalera que viene a comunicar directamente con el terrado.

Sobre esta torre musulmana se construyó en 1582 un templete campanario con agudo chapitel de forma piradimal, realizado en piedra y ladrillo, para dar cobijo a la campana principal de la ciudad. Poco después se incorporó la maquinaria del reloj. Desde el momento de su construcción se le conoce como Torre de Papabellotas, por haber tenido que vender la ciudad un alcornocal de propios para sufragar los gastos ocasionados por la obra.

     


5. Torre Blanca. Construida en época nazarí. Presenta planta rectangular. Es obra maciza hasta el nivel del adarve de la muralla anexa, y consta de dos plantas y terrado. El acceso a la torre se realiza desde el paso de ronda de la muralla occidental.






6. Aljibe nazarí. Construcción de planta rectangular para el almacenamiento de agua.


7. Torre del Quiebro. Demolida, junto al lienzo de muralla que la unía a la Torre Blanca, en 1510 por orden del Alcaide la Fortaleza. Ha sido reedificada tras los trabajos de investigación arqueológicos.


8. Tumba romana. Planta de columbario destinada a albergar las cenizas de los difuntos.


9. Murallas de levante. Cierre oriental del recinto defensivo de la Alcazaba. Corresponde a época almohade su fábrica de tapial, siendo forrada de mampostería de piedra en época nazarí.


Y sin duda, uno de los puntos fuertes de la visita a la Alcazaba de Antequera son las vistas de la localidad desde ella.







TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

0 comentarios

Principios y normas de participación:

El Blog Los Viajes de Dora quiere favorecer la participación de todas las personas a través de sus comentarios, siempre bajo una exigencia de calidad que excluye insultos, descalificaciones y consideraciones no relacionadas con el tema en cuestión.

1) Son bienvenidos todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y la cali-
dad de este Blog.

2) La discrepancia y el contraste de pareceres son elementos básicos del debate. Los insul-
tos, ataques personales, descalificaciones o cualquier expresión o contenido que se aleje de los cauces correctos de discusión no tienen cabida en este Blog.

3) La política de moderación garantizará que sea acorde con los principios de pluralidad y -
respeto. No se tolerarán opiniones insultantes, xenófobas, racistas, homófobas, difamatorias o de cualquier otra índole que se consideren inaceptables.

4) Los mensajes publicitarios o sobre cuestiones no relacionadas con el tema de la entrada del Blog serán rechazados.

5) El Blog Los Viajes de Dora se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere
inadecuados.