Visita a Zamora

septiembre 06, 2008

Los primeros pobladores de estas tierras fueron los vacceos. La expansión imperial de Roma estableció nuestra ciudad "Ocellum Duri" (los ojos del Duero), que destacaba en la calzada romana o Vía de la Plata. La historia nos muestra que el encuentro con el Imperio Romano y la posterior romanización no se hicieron sin resistencia. Cuentan las crónicas de la prolongada resistencia de Viriato, nacido en algún lugar de la provincia y los lusitanos, aliados de vacceos y celtíberos, ante las legiones imperiales. El recuerdo del heroico pastor permanece en el escudo de la ciudad y en no pocos lugares de la misma.

Los visigodos llamaron a la ciudad Semure. A principios del siglo VIII, llegaron los árabes y con ellos una nueva denominación: la llamarían Azemur y Çamuraha. Alfonso III el Magno reconquistó la ciudad en el año 893; la repobló y la fortificó rodeándola de los reinos cristianos. En 981, Almanzor arrasó la ciudad en una de sus numerosas expediciones. Años después, volvió a manos cristianas definitivamente. Fernando I de Castilla continuó su repoblación a partir de 1061, a él se deben la reedificación de la ciudad y las nuevas obras de fortificación que se han conservado parcialmente hasta hoy. Fernando I concedió el primer fuero a la ciudad.

A la muerte del rey, sus reinos se dividieron entre cada uno de sus hijos. Galicia en manos de García, León en las de Alfonso, Castilla en las de Sancho y las ciudades de Zamora y Toro en las de Urraca y Elvira. Sancho II no aceptó esta división, despojó a sus hermanos García y Alfonso y unificó bajo su mando los tres reinos, se apoderó de Toro y finalmente decidió conquistar Zamora, donde se concentraban, con doña Urraca, los principales opositores al nuevo rey.

El cerco de Zamora es el hecho más emblemático de la historia de la ciudad. Tras más de siete meses de cerco, desde el 4 de marzo al 7 de octubre de 1072, lo que dio pie al famoso dicho "Zamora no se ganó en una hora", Sancho II fue asesinado por Bellido Dolfos, quien salió de la ciudad, llevó a cabo su acción y regresó a la misma por la que pasaría a la historia como "Puerta de la Traición".

La edad de Oro de Zamora fue el siglo XII. En él se configuró su estructura urbana y se edificaron la mayor parte de sus monumentos más representativos. Durante el siglo XIII y como consecuencia del desplazamiento hacia el sur de la reconquista, la ciudad perdió interés estratégico y entró en un periodo de quietud.

Las guerras con Portugal, durante el siglo XIV, devolvieron a Zamora su alto valor militar. En el siglo XV fue escenario de las luchas que la reina Isabel I mantuvo por el trono castellano contra su sobrina Juana la Beltraneja. La expulsión de los judíos en 1492 afectó negativamente a la ciudad. La Guerra de la Independencia contra los ejércitos napoleónicos tuvo su repercusión en estas tierras. La ocupación francesa de Zamora durante más de tres años (1809-1813), y en una etapa posterior, el proceso desamotizador desarrollado a partir de 1836, supusieron un duro golpe para el patrimonio histórico-artístico.

En los últimos doscientos años, ha experimentado un desarrollo, aunque lento, que ha dejado algunas construcciones de notoriedad en la zona este.







Empezamos nuestra visita por Zamora capital, aparcando fuera de las murallas para acceder al interior del recinto amurallado cruzando el río Duero por el puente de piedra, de 16 arcos, que data del siglo XII, pero ha sufrido abundantes reparaciones debido a los desperfectos de las crecidas del río.








Justo a la entrada de Zamora encontramos un busto del rey Alfonso y el Palacio Episcopal al que se accede por unas escaleras que llevan al recinto amurallado.




Accedemos al interior del recinto amurallado por la llamada Puerta del Obispo, junto a la cual se encuentra la Casa del Cid.




Justamente a su izquierda nos encontramos con el Palacio Episcopal, se inició su construcción en 1904 por órdenes del obispo Fernández y concluyó en 1909. Hermoso edificio ecléctico que por muy poco tiempo sirvió como palacio episcopal, porque en 1914 fue ocupado por tropas del general Amaro. Después lo ocuparon para oficinas gubernamentales.


Catedral de Zamora

La Catedral de Zamora se edificó en la década central del siglo XII, iniciándose en 1151. Fue consagrada en 1174. Fueron sus valedores Alfonso VII y su hermana Doña Sancha. El templo original fue un magnífico edificio de tres naves rematadas en sendos ábsides hoy desaparecidos.


Puerta del Obispo. Tres niveles enmarcados por contrafuertes y resaltados por columnas estriadas de sabor arcaico. Y en cada nivel, vanos de medio punto enmarcando arquivoltas con columnillas y capiteles y abajo la portada flanqueada por sendos vanos ciegos a modo de hornacinas completan su hechura. La portada es sumamente original a causa de la decoración de sus arquivoltas a base de lóbulos cerrados le aportan personalidad. Fue modelo para muchas otras.



          




La torre-fortaleza se adosa al ángulo noroeste del templo. Edificada tardíamente, ya en el siglo XIII, se siguieron empleando en la misma los estilos edificativos del románico, aun cuando ya el gótico empezaba a surgir. Es maciza y poco esbelta. Pero sus cincuenta metros la convierten en lo que realmente fue: una torre del homenaje, donde poder refugiarse el cabildo en caso de necesidad. Los tres últimos cuerpos lucen vanos de medio punto en número progresivamente ascendente para aligerar el peso de la estructura.

          


Pero sin lugar a dudas el elemento emblemático del templo, felizmente conservado, es su cimborrio. Levantado por medio de pechinas sobre el cruce de la nave central y la nave transepto aúna su función de linterna con una estética desconocida hasta ese momento en estas tierras. Influencias borgoñonas y bizantinas en los arquitectos que la erigieron, desembocaron en esta bella obra, modelo para otras del entorno (de nuevo, Toro, copia el modelo en su colegiata). Cuatro torrecillas angulares apuntalan su estructura, al igual que lo hacen otros tantos frontones rematados en elevados triángulos entre cada una de ellas. Columnas, arquillos ciegos, capiteles y escamas en su cubrición, forman un todo especial e inolvidable.






Fachada principal.

          




Claustro. Se reconstruyó en el siglo XVII y se compone de veinte arcos entre gruesos pilares y se cubre con bóvedas de lunetos y aristas decoradas con labores de yeso.

          


Interior. Tiene planta de cruz latina con crucero poco marcado, tres naves de cuatro tramos y tres ábsides, que en el siglo XVI fueron sustituidos por una cabecera gótica. La parte central del crucero se cubre con cúpula gallonada sobre pechinas, de clara raigambre oriental, y las naves laterales con bóveda de arista. En cuanto a los brazos del crucero llevan cañón apuntado con ventanas en sus costados y para la nave central se adoptó el sistema gótico de bóveda de crucería simple.

          









         

        

          

Capilla de San Ildefonso o del Cardenal. Destaca sobremanera el retablo de Fernando Gallego, una magnífica obra de estilo hispano-flamenco, que data del 1466. Lo compone seis tablas grandes, la principal de las cuales representa la imposición de la casulla a San Ildefonso. En las hornacinas hay dos grupos escultóricos de buena calidad: un calvario del siglo XVI  y el Nacimiento obra de Juan Montejo.

           

           




Coro. Su autor fue Juan de Bruselas. Los sitiales de la sillería alta llevan en sus respaldos figuras de santos y apóstoles. En la sillería baja además de representar patriarcas, reyes y profetas del Antiguo Testamento, las Misericordias y brazos de las sillas están ocupados por relieves de asunto profano, con escenas grotescas e impúdicas que reflejan el antagonismo existente entre el clero secular y regular en aquellos momentos.

          

          

Capilla de San Juan. Destaca el espléndido sepulcro gótico-flamenco del Doctor Juan de Grado quien lo mandó construir en los primeros años del siglo XV.

          

Retablo de Nuestra Señora de la Majestad. De finales del siglo XVI, bajo cuyo arco está la escultura gótica de la Virgen llamada popularmente la Calva por su ancha frente. Su valor artístico es excepcional y según Gómez Moreno "no hay otra imagen española de su tiempo y clase capaz de rivalizar con ella". En la fotografía de la izquierda.

Retablo del Santo Cristo, fechado en 1546 y con una talla de Jesucristo crucificado de la misma época. En la fotografía de la derecha.

          

Capilla Mayor. Retablo del siglo XVIII que representa la Transfiguración de Cristo y es obra ejecutada bajo la dirección de Ventura Rodríguez.

           

           


Horarios

Del 1 de octubre al 6 de enero:
De martes a domingos de 10.00 a 14.00 h. y de 16.30 a 18.30 h.

Del 6 de enero al 2 de marzo:
De martes a domingo, de 10.00 a 14.00 h. y de 16.30 a 18.30 h.

Del 2 de marzo al 30 de septiembre:
De martes a domingos, de 10.00 a 13.00 h. y de 17.00 a 20.00 h.

Cerrado: lunes.

Tarifas / Precios de las entradas

Normal: 3 €.
Reducida: 1,50 € (grupos).

Castillo

Edificado a mediados del siglo XI. Presenta una planta romboidal sobre la que destacan tres torres. Se asienta sobre una roca y se adapta de forma natural al terreno constituyendo la clave del poderío defensivo de Zamora. Para acceder a los jardines y al mirador, conocidos como Parque del Castillo, se atraviesa una puerta plateresca del siglo XVI. En 1931 fue declarado Patrimonio Histórico Español.

           








Horario:

De martes a domingo de 11.00 a 14.00 y de 18.00 a 22.00 h. - Jardines del Castillo.- De lunes a domingo de 10.00 a 23.00 horas.

Iglesia de la Magdalena.

Se empezó a construir en el siglo XII hasta el XIII. Perteneció a la Orden de San Juan. Tiene una sola nave de planta rectangular.



          







          




HORARIO: hasta el 31 de diciembre: de 10:00h a 14:00h y de 16:30h a 18:30h - MARTES CERRADO
Enero y Febrero 2012 - CERRADO
TARIFA: GRATUITA

Iglesia de San Juan de Puerta Nueva

Las pruebas más antiguas encontradas evidencian una construcción de mediados del siglo XII, que se prolongó hasta bien entrado el siglo XIV.

Aunque en un principio tuvo tres naves con tres capillas, hoy en día sólo se conserva una nave con las tres capillas reformaddas.

De las fachadas la más destacable es el sur, en cuyo centro se abre la portada flanqueada por dos esbeltas columnas y con tres robustas arquivoltas de medio punto. Sobre la puerta hay un rosetón de rueda de carro. Ya en el interior destacan algunas obras escultóricas de indudable valor entre las que hay que reseñar el retablo principal dedicado a San Juan Bautista que corresponde al último tercio del siglo XVI y es obra del escultor en el que se deja ver la huella de Juni. En el retablo de la Virgen de la Consolación destaca la imagen titular, obra del escultor zamorano Ruiz de Zumeta.





           



          


HORARIO: hasta el 31 de diciembre: de 10:00h a 14:00h y de 16:30h a 18:30h - MARTES CERRADO
Enero y Febrero 2012 - CERRADO
TARIFA:  GRATUITA

Ayuntamiento




Palacio de los Momos






Palacio de los Condes de Alba y Aliste.

Se trata de un palacio de los siglos XV y XVI construído en 1459 en el solar que ocupó la antigua alcazaba musulmana. Fue levantado por orden Enrique Enríquez de mendoza, primer conde de Aliste.

Durante el siglo XVI fue escenario de las revueltas de los nobles comuneros, tras los cuales el interior tuvo que ser reedificado por Enrique Enríquez de Guzmán, IV conde de Aliste.

En sus habitaciones se alojaron, además de los condes de Alba y Aliste, los Reyes Catolicos, Felipe III, Margarita de Austria y numerosos nobles castellanos de los siglos XV a XVII. Actualemnte alberga las instalacioens del Parador Nacional de Turismo.




Iglesia Santiago del Burgo

Los primeros documentos que se conservan son donaciones de particulares efectuadas en la segunda mitad del siglo XII. Esta iglesia fue edificada inicialmente extramuros, hasta que tomó tal pujanza que fue rodeada de murallas por el segundo recinto amurallado. Perteneció a la jurisdicción de Santiago de Compostela, para recompensar Alfonso VII a Diego Gelmírez por sus servicios prestados.

Tiene tres naves divididas en cuatro tramos y triple cabecera rectangular. Su disposición es basilical.

La iglesia tiene tres portadas distribuidas simétricamente.



          

          

HORARIO: hasta el 31 de diciembre: de 10:00h a 14:00h y de 16:30h a 18:30h - LUNES CERRADO
Enero y Febrero 2012 - CERRADO
TARIFA: GRATUITA

Iglesia de San Cipriano



           





          

HORARIO: hasta el 31 de diciembre: de 10:00h a 14:00h y de 16:30h a 18:30h - MARTES CERRADO
Enero y Febrero 2012 - CERRADO
TARIFA: GRATUITA

Iglesia de Santa Lucía


Casa del Cordón





Hasta aquí el repaso al paseo que dimos en Septiembre de 2008 a la ciudad de Zamora. Sin tener la monumentalidad de Salamanca o Burgos, nos pareció una ciudad agradable y sobre todo la gente fue muy amable y nos encontramos muy a gusto visitando los monumentos de la misma, en especial, la catedral con su impresionante cúpula.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

0 comentarios

Principios y normas de participación:

El Blog Los Viajes de Dora quiere favorecer la participación de todas las personas a través de sus comentarios, siempre bajo una exigencia de calidad que excluye insultos, descalificaciones y consideraciones no relacionadas con el tema en cuestión.

1) Son bienvenidos todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y la cali-
dad de este Blog.

2) La discrepancia y el contraste de pareceres son elementos básicos del debate. Los insul-
tos, ataques personales, descalificaciones o cualquier expresión o contenido que se aleje de los cauces correctos de discusión no tienen cabida en este Blog.

3) La política de moderación garantizará que sea acorde con los principios de pluralidad y -
respeto. No se tolerarán opiniones insultantes, xenófobas, racistas, homófobas, difamatorias o de cualquier otra índole que se consideren inaceptables.

4) Los mensajes publicitarios o sobre cuestiones no relacionadas con el tema de la entrada del Blog serán rechazados.

5) El Blog Los Viajes de Dora se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere
inadecuados.