Yacimiento Arqueológico de Numancia

octubre 11, 2008

Numancia es el nombre de una desaparecida población celtíbera situada sobre el Cerro de la Muela, en Garray, a 7 km. al norte de la actual ciudad de Soria, España.

En el año 153 a. C. tiene el primer conflicto grave con Roma, al dejar entrar en la ciudad a unos fugitivos de la tribu de los bellos, procedentes de la ciudad de Segeda (actualmente sus restos están situados entre Mara y Belmonte de Gracián (Zaragoza). Los numantinos, al mando de Caro de Segeda, consiguen derrotar a un ejército de 30.000 hombres mandados por el cónsul Quinto Fulvio Nobilior, pero hubo que lamentar que su jefe, Caro, muriera en la batalla.

Tras veinte años repeliendo los continuos e insistentes ataques romanos, en el año 133 a. C., el senado romano confiere a Publio Cornelio Escipión Emiliano El Africano Menor la labor de destruir Numancia, a la que finalmente pone sitio, levantando un cerco de 9 km. apoyado por torres, fosos, empalizadas, etc. Tras 13 meses de hambrunas, enfermedades y tras agotarse sus víveres, los numantinos deciden poner fin a su situación. Algunos de ellos se entregan en condición de esclavos al ejército de Publio Cornelio Escipión Emiliano, mientras que la gran mayoría de los numantinos decidieron suicidarse, prevaleciendo su condición de libertad frente a la esclavitud de Roma.

Horarios y tarifas

Algunos fines de semana, puentes o festividades puede variar (Queda reflejado en el calendario web)

Del 1 de Octubre al 31 de Marzo: De 10 a 14 y de 16 a 18
Del 1 de Abril a 30 de Septiembre: De 10 a 14 y de 16 a 20
Domingos y festivos: De 10 a 14.
Lunes: Cerrado

Días especiales de cierre y apertura consultar horarios.

Precio de entrada general: 4€
Menores de 13 años: gratis.

Visita al yacimiento


1. Molinos de mano. Conjunto de molinos de mano: unos simples, constituidos por una piedra fija rectangular y otra superior más pequeña, que con su movimiento de vaivén molía el grano; otros circulares con dos piedras acopladas, fija la inferior y móvil la superior, que con el movimiento de rotación molía el grano, introducido pro el orificio superior.







2. Cerco de Escipión. Escipión llegó a Numancia en Octubre del 234, fijando su cuartel general en el cerro del Castillejo. Los meses siguientes se dedicó a aislar la ciudad con un cerco, constituido por siete campamentos, levantados en los cerros que rodean Numancia, unidos por un sólido muro de 9 kilómetros de perímetro, reforzado con torres; iba precedido de un foso profundo y una empalizada e, incluso, el Duero fue controlado con rastrillos metálicos, instalados en dos pequeños fortines, situados en la confluencia de los ríos.




3. Pequeños baños. Debajo del monumento inconcluso del siglo XIX, quedan los restos de un "caldarium" doble (sala de baño caliente) de unas pequeñas termas romanas. Son dos estancias simétricas (con una bañera o pileta en su interior), separadas por otra más pequeña; en su base se aprecian los orificios para el paso del aire caliente; a la izquierda, a ras de suelo, un estrecho canal conducía el agua sobrante al desagüe central de la calle.


4. Desagüe y edificio público. El desagüe, que discurre por el centro y debajo del suelo de la calle, está encauzado y cubierto con lajas de piedra. Próxima, está la planta de un gran edificio público de época romana, con las estancias ordenadas en torno a un patio central con galería porticada, de la que quedan las bases de apoyo de las columnas.




5. Calle central, aljibe y encrucijada de calles. Seguimos por la calle central hasta un aljibe circular (de uso comunal), situado en la esquina de una manzana, que todavía conserva el canalillo para encauzar el agua de lluvia en su interior. Al lado hay una encrucijada de calles, donde los dos tramos de la calle que se cruza con la central, forman un encuentro escalonado para desviar las corrientes de aire.




6. Piedras pasaderas y aljibe con escalera. Tomamos la calle de la derecha, que presenta el característico empedrado numantino, con piedras pasaderas en el centro, para pasar de una acera a otra, sin enfangarse o mojarse, ya que los desagües de las casas iban a la calle. A mitad de calle, en el patio de una casa, hay un aljibe cuadrangular (de uso privado) con escaleras para descender hasta el nivel del agua.


7. Casa de época romana. Llegamos a la calle de ronda, por la que se entra a la casa reconstruida, de época romana, realizada en piedra y cubierta con armadura de madera y gavillas de centeno. A través de un patio abierto, que tiene un pequeño pozo y el horno de pan, se accede a un pequeño vestíbulo (con los molinos de mano y los telares), que facilita el paso a la cocina (con la boca del horno, el hogar, la mesa con el banco corrido y arcón). La última estancia está destinada a granero y almacén de útiles y aperos, comunicsda con un pequeño corral exterior para los animales.





8. Muralla celtíbera. Junto a las casa celtíberas, se ha reconstruido un tramo de muralla con base de piedra y parapeto superior, más estrecho, realizado con adobe y madera, que deja un paseo de ronda. Desde lo alto de la muralla se contempla un singular panorama del exterior e interior de la ciudad.


9. Casas celtíberas. Las viviendas celtíberas reconstruidas tienen la base de piedra y las paredes recrecidas con postes de madera y adobes, cubiertas con madera y paja de centeno. Su planta rectangular está dividida en tres estancias: una delantera, destinada a labores artesanales (molienda de cereal y tejido), con una trampilla en el suelo para acceder a la bodega inferior; una habitación central con el hogar o zona de descanso; y otra trasera destinada a despensa. Una pequeña puerta lateral da acceso a un patio con un pequeño cobertizo para los animales. 


10. Barrio Sur. Casas con patios porticados. El grupo dirigente de época romana construyó sus residencias en esta zona más protegida y soleada. Cortaron el recorrido de una calle anterior y edificaron sus casas con patios, dotados de pequeños pórticos columnados, en forma de "L". A la casa, situada detrás, se accedía por las escaleras conservadas al fondo.








Una visita interesante que gustará a niños y mayores. Un paseo por la historia de nuestro país y de Soria en particular.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

0 comentarios

Principios y normas de participación:

El Blog Los Viajes de Dora quiere favorecer la participación de todas las personas a través de sus comentarios, siempre bajo una exigencia de calidad que excluye insultos, descalificaciones y consideraciones no relacionadas con el tema en cuestión.

1) Son bienvenidos todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y la cali-
dad de este Blog.

2) La discrepancia y el contraste de pareceres son elementos básicos del debate. Los insul-
tos, ataques personales, descalificaciones o cualquier expresión o contenido que se aleje de los cauces correctos de discusión no tienen cabida en este Blog.

3) La política de moderación garantizará que sea acorde con los principios de pluralidad y -
respeto. No se tolerarán opiniones insultantes, xenófobas, racistas, homófobas, difamatorias o de cualquier otra índole que se consideren inaceptables.

4) Los mensajes publicitarios o sobre cuestiones no relacionadas con el tema de la entrada del Blog serán rechazados.

5) El Blog Los Viajes de Dora se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere
inadecuados.